Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PSOE pide a su partido que supere el desánimo

"Desde que soy secretario general nunca me he desanimado y no me voy a desanimar y no voy a cambiar en mi forma de trabajar". Esta declaración del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, fue la introducción que hizo el líder del PSOE para reprochar el desánimo que embarga a dirigentes de su partido. "Sé que algunos de vosotros estáis desanimados, pero eso no me va a desanimar a mí; algunas críticas que nos hacen están fundadas, otras en absoluto".

Y continuó, en tono muy enérgico: "No hay elementos para el desánimo; tenemos propuestas, programa, ideas, hemos ganado las elecciones municipales, aunque no supimos esa noche electoral proclamarlo y el PP intentó tapar esa victoria, pero ganamos, porque en democracia lo que cuentan son los votos".

Además recordó un dato: El PSOE supera al PP en 400.000 votos en Cataluña y Madrid. Pero siguió con el tirón de orejas a sus propios compañeros. "¿Estáis desanimados porque la derecha nos va a criticar en Cataluña si gobernamos con la izquierda?. No acepto esas reglas del juego, pero si lo pensáis, salid aquí a decirlo; si alguien tiene algo que decir que salga aquí y lo diga, pero después que salga a la calle a decir las verdades del barquero a la derecha".

Ahí empezaron los aplausos ante un Zapatero con un estilo bastante inhabitual. "Si los dirigentes del partido nos callamos, bajamos la mirada, si nos asusta la propaganda de la derecha, entonces, callarán los militantes de base y los votantes. Yo os invito a que habléis claro y fuerte

insistió Zapatero.

Contra el 'plan Ibarretxe'

La reconvención debió hacer efecto, porque los miembros del comité federal, en un gesto inusual, pusieron el broche a la intervención de su secretario general con un cerrado aplauso y con la mayoría de los miembros de este órgano de dirección puestos en pie. Pero además de invitar a sus compañeros a que expresaran en alto sus temores, el líder del PSOE compensó su apoyo a un eventual gobierno de izquierdas en Cataluña con Esquerra Republicana con una diatriba rotunda al plan Ibarretxe.

Este proyecto del PNV es fruto de la decisión unilateral de un partido, dijo, en tanto que la situación en Cataluña obedece a la decisión popular. Para apostillar esta tesis anunció que propondrá al Gobierno de España que en la próxima reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE se propicie una declaración por la cual los territorios que quiebren el marco legal "y emprendan un camino en solitario sepan que rompen con la UE".

El modelo de cohesión territorial que defiende Zapatero es el que salió de la cumbre autonómica de su partido de Santillana del Mar, en la que caben la reforma de los estatutos de autonomía. Zapatero aseguró que sólo el PSOE es capaz de vertebrar España con "firmeza y diálogo". "El PP sólo quiere firmeza, que es lo mismo que cerrazón", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de noviembre de 2003