Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo de arte sacro de Corella cierra a los siete meses de la apertura

El centro se rehabilitó con subvenciones irregulares por valor de 960.000 euros

El Museo de arte sacro de Corella, propiedad de la Fundación Arrese, ha cerrado sus puertas siete meses después de su apertura, tras alegar la entidad que carece de fondos para mantenerlo. El Gobierno de Navarra concedió más de 960.000 euros en subvenciones entre los años 1996 y 2000, destinados a la rehabilitación del convento de la Encarnación, en el que se ubica el museo. Un informe de la Cámara de Comptos encontró "irregularidades administrativas" en la concesión de las ayudas.

Desde el pasado 1 de noviembre el museo está cerrado. Los promotores del museo de arte sacro aseguran ahora no tener capacidad económica para pagar los 90.000 euros mensuales que cuesta el mantenimiento. del mismo, formado por una colección de 70 piezas de arte religioso, fundamentalmente barrocas y del Renacimiento, así como un destacado conjunto de retablos.

Además de las ayudas entregadas hasta 2000, el Ejecutivo de UPN y Autopistas de Navarra (Audenasa), en la que el Gobierno foral posee el 50% de las acciones, firmaron el 22 de diciembre de 2000 un convenio de colaboración para la recuperación del patrimonio en el que se comprometieron a conceder 96.500 euros cada una en el periodo 2000-2003 para contribuir a los gastos del museo.

Las instituciones forales otorgaron su ayuda económica para convertir el museo en un motor cultural y turístico de la localidad, en la que nació y de la que es vecino el presidente navarro Miguel Sanz. La familia Arrese adquirió el convento en 1970. En el edificio, del siglo XVII, residió hasta ese año un grupo de monjas benedictinas. Un informe de fiscalización elaborado en noviembre de 2001 por la Cámara de Comptos a petición del Parlamento de Navarra, encontró "irregularidades administrativas" en la concesión de las subvenciones, al no haber verificado el Gobierno navarro el cumplimiento de las obligaciones fiscales y haber entregado el dinero pese a la falta de informes técnicos.

Información incompleta

La Fundación Arrese, constituida en 1985, se acogió en 1996 a la normativa foral sobre exenciones y bonificaciones fiscales para entidades culturales sin ánimo de lucro. No obstante, la Cámara de Comptos constató que la fundación no había acreditado su inscripción en el registro de tales entidades. En los ejercicios de 1996 y 1997 la fundación declaró estar exenta del pago del impuesto de sociedades y no presentó declaración ni certificado del impuesto en los años 1998 y 1999, por lo que el órgano fiscalizador consideró imposible saber qué exenciones o bonificaciones fiscales tuvo. La información contable fue calificada de incompleta al faltar datos como las cuentas de resultados, memorias anuales o los presupuestos de diversos ejercicios.

El museo ha sido polémico. El príncipe Felipe lo inauguró en noviembre de 2001. Los concejales de PSN-PSOE e IU no acudieron a la recepción ofrecida en protesta por el uso "intencionado" que UPN dio a la visita oficial, intentando "legitimar" unas obras privadas, según denunciaron ambos partidos, entonces en la oposición. PSN-PSOE e IU cifraron el montante de todas las ayudas públicas en 1,56 millones de euros.

La verdadera apertura del museo no se celebró hasta el 12 de abril de 2003. Siete meses más tarde, el presidente de la fundación, José Miguel Arrese, asegura que ni el Ayuntamiento local, ahora en manos del PSN-PSOE, ni el propio Gobierno de Navarra han atendido hasta ahora sus peticiones de más ayuda económica. El alcalde de Corella, el socialista Ramón Jiménez, ha señalado que el consistorio no puede hacer frente por sí solo a los 90.000 euros que la fundación le pidió para mantener abierto el museo.

En el breve plazo de tiempo en el que ha podido visitarse, 3.000 personas han acudido al museo pagando una entrada de tres euros. Los representantes del Gobierno y Ayuntamiento en el patronato del museo no han recibido siquiera una notificación oficial del cierre. El consistorio denuncia la inexistencia de un proyecto razonable de viabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 2003