PSOE e IU piden el cese del director de la agencia que evalúa a las universidades

La Agencia Nacional para la Evaluación de la Calidad y la Acreditación (Aneca) es el organismo independiente que evalúa las universidades y emite los certificados que permiten a los profesores optar a un contrato. Su director es Ismael Crespo. El socialista Jaime Lissavetzky insistió en que nadie sabe lo que cobra Ismael Crespo, ni cuántos viajes ha hecho, ni con quién, ni sus gastos de representación. "Que enseñe su nómina, que diga si no es cierto que cobra más que el presidente del Gobierno. Hemos preguntado 14 veces en el Congreso y no hemos recibido respuesta sobre su sueldo exacto. Dos veces hemos solicitado amparo a la presidenta del Congreso", se quejó Lissavetzky.

El socialista lanzó ayer además una acusación clara y directa a la Ministra de Educación, presidenta del Patronato de la Aneca: "Se han desviado 11,6 millones del programa de Investigación Científica 541 A en su partida 781, que es la de becas para formación y movilidad del profesorado, para un edificio destinado a la agencia". El Ministerio negó que se hubiera desviado dinero de becas a la nueva sede de la Aneca.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, pidió la dimisión de Ismael Crespo por considerar que tiene "visos nepotistas". Criticó los tribunales y la forma en que están evaluando a los profesores universitarios: "Son tribunales sesgados. Es una agencia para la depuración ideológica", afirmó.

Un profesor que lo acompañaba explicó, según informa Efe, que los tribunales que evalúan a los profesores no tienen criterios objetivos, que en muchos casos el currículum de los evaluados supera el de los evaluadores y que en algunos de esos tribunales no hay ningún especialista en la materia del que se examina. Por otro lado, explicaron que hay universidades como la de Navarra que tiene más peso que otras con gran importancia y peso desde el punto de vista docente e investigador. Y recordó que han negado la acreditación al 30% de los profesores que se presentaron.

La portavoz de la agencia, María Luz Peñacoba, respondió a ambos políticos: "Es repugnante que Llamazares y Lissavetzsky utilicen para intereses partidistas la calidad de la universidad". Habló de un "interés bastardo". En cuanto al sueldo de Crespo, añadió, "está en los estatutos; no hay más que un coche, un Volvo 60, muchísimo peor que el de cualquier rector; y si viaja lo hace en la misma categoría que un subdirector, con lo que nunca ha viajado en primera clase", informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de noviembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50