Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas autoriza las ayudas a los astilleros españoles por la competencia desleal de Corea

La Comisión Europea ha autorizado con carácter temporal y extraordinario que los astilleros españoles puedan contar con algunas ayudas estatales para hacer frente "a la competencia desleal" que practica Corea del Sur en ese sector. Las ayudas autorizadas se concretarán en el 6% del valor de los contratos para construir buques portacontenedores y destinados al transporte de productos petroleros, químicos y de gas licuado.

Bruselas informó ayer en un comunicado de que la medida a favor de España se adopta para llevar a cabo la doble estrategia emprendida por el Ejecutivo comunitario, una vez que en los meses pasados fracasaron todos los intentos para negociar una solución amistosa con el Gobierno surcoreano. Esa doble estrategia consiste en denunciar esa competencia desleal ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) y, además, autorizar ayudas estatales a los astilleros españoles para que puedan competir con los bajos precios de los buques coreanos.

Esta estrategia se mantendrá hasta el 31 de marzo de 2004 y, en todo caso, el régimen de ayudas autorizado seguirá vigente mientras se resuelve el litigio ante la OMC. La Comisión denunció a Corea ante esta organización internacional en octubre del año pasado, pero algunas ayudas al sector naval europeo ya están autorizadas desde el 25 de junio de este año, concretamente para los buques destinados al transporte de gas licuado. Ahora, las ayudas aprobadas también empezarán a contar a partir de ese día, que fue cuando Bruselas confirmó oficialmente que las prácticas desleales coreanas causaban "un perjuicio grave" a los astilleros europeos.

Impacto "pequeño"

El director general de la Unión Española de Constructores Navales, José Ramón López-Eady, indicó que las ayudas autorizadas por Bruselas tienen un impacto "relativamente pequeño" en los astilleros españoles, informa Efe. Según el sector, los barcos beneficiados por estas ayudas representan sólo un 3% de la cartera de pedidos de la construcción naval española.

Las ayudas se aplicarán de inmediato en aquellos casos en los que un astillero español demuestre que perdió un contrato porque la competencia coreana presentó una oferta más barata. En todo caso, no podrán beneficiarse de la medida los astilleros españoles de propiedad pública que en el pasado ya recibieron ayudas estatales que posteriormente fueron declaradas por Bruselas incompatibles con la normativa comunitaria.

La Comisión ya amenazó con llevar a Corea ante la OMC hace dos años. Antes de hacerlo, varios expertos comunitarios intentaron infructuosamente que el Gobierno de ese país modificara su legislación, que permite importantes ayudas a los astilleros que construyen buques portacontenedores y de transporte de productos petroquímicos. Fuentes comunitarias consideran que Corea se ha hecho ya con más del 50% del mercado mundial de ese tipo de barcos en perjuicio directo de sus rivales europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003