Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece un sargento en Irak por el disparo fortuito de un compañero

Puga recibió en el vientre el tiro de otro militar que manipulaba su fusil

El sargento Luis Puga Gandar, de 29 años, falleció ayer tarde en la base del contingente español en Diwaniyah (Irak). Según fuentes del destacamento español, el militar recibió un disparo fortuito en el vientre por parte de un compañero que estaba manipulando su arma reglamentaria, un fusil HK G-36, antes de entrar de guardia. El herido fue trasladado inmediatamente al Escalón Médico Avanzado que el Ejército de Tierra tiene en la misma base, pero los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la vida, dada la gravedad de las heridas, que afectaban a órganos vitales, según las mismas fuentes.

El sargento Luis Puga, nacido en la localidad alemana de Guiessen en noviembre de 1973, era soltero y había ingresado en el Ejército en 1983. En la actualidad estaba destinado en la Unidad de Zapadores de la Brigada Ligera Aerotransportable, con sede en Figueirido (Pontevedra).

Aunque las fuentes consultadas insistieron en el carácter accidental del disparo, que se produjo hacia las 17.30 (dos horas menos en España), un comandante de la Guardia Civil adscrito al contingente, con el apoyo de un comandante jurídico, abrió de inmediato una investigación interna para aclarar todas las circunstancias de lo sucedido.

Tanto el autor del disparo como la víctima se encontraban en un barracón y, según las primeras versiones, había una cortina entre ambos, por lo que no podían verse. Ayer se ignoraba si estaba presente algún otro militar en el momento del suceso.

Las normas de seguridad obligan a que la manipulación de las armas se realice con el cargador quitado y sin bala en la recámara. El autor del disparo fue relevado de la guardia que se disponía a realizar y se encontraba muy afectado psicológicamente, según las fuentes consultadas.

El ministro Federico Trillo-Figueroa, dio instrucciones al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Antonio Moreno Barberá, para repatriar el cadáver "a la mayor brevedad posible", según una nota de su departamento. En las próximas horas volará a Bagdad un Hércules para recoger el féretro, que será trasladado a la capital iraquí en helicóptero.

El general Alfredo Cardona, jefe de la brigada Plus Ultra, formada por soldados españoles y centroamericanos, contactó con los familiares del fallecido, residentes en Pontevedra, para comunicarles la noticia. Anoche se instaló la capilla ardiente en el hospital de campaña donde murió el sargento, cuyo féretro que fue velado por sus compañeros.

Se trata de la primera baja mortal del contingente español, compuesto por 1.300 soldados, desde su despliegue en Irak, el pasado mes de agosto. Dos militares españoles han muerto en Bagdad, pero ninguno pertenecía a la brigada Plus Ultra. El capitán de navío Manuel Martín-Oar murió en el atentado contra la sede de Naciones Unidas en la capital iraquí el 19 de agosto, mientras que el sargento primero José Antonio Bernal, destinado en el servicio secreto CNI y adscrito a la Embajada en Bagdad, fue asesinado el 9 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de octubre de 2003