Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE DEL 'PLAN IBARRETXE'

El presidente vasco insiste en que ni es independentista ni busca la ruptura

Centenares de personas, fundamentalmente estudiantes, se quedaron ayer sin poder escuchar, por falta de espacio, la conferencia de Ibarretxe. Fueron muchas más los que se quedaron fuera que los 200 que lograron entrar.

Ibarretxe centró su intervención en su conocida reivindicación del diálogo y debate en torno a su propuesta y expuso su reclamación sobre la participación en las instituciones europeas, igualándola a la que plantean "Andalucía o Extremadura", y en el marco de las decisiones de la Cumbre de Regiones con Competencias Legislativas de la UE celebrada hace un año en Florencia. "¿Por qué se niega en España lo que es bueno en Bélgica o en otros países de la Unión?", preguntó.

El lehendakari realizó una crítica central: "Desde que gobierna Aznar, es incuestionable la regresión autonómica. Su 'nuevo patriotismo' ha arrumbado el Estado plurinacional consagrado por la Constitución y se ha pasado a un Estado uninacional". Frente a ello, adelantó, "los vascos no formaremos parte de un proyecto común [de España] que nos niegue nuestra personalidad y que pretenda que dejemos de ser lo que somos".

Ibarretxe se defendió, ante un auditorio muy atento, y en absoluto agresivo, de "las mentiras" sobre su proyecto y reiteró que ni es independentista ni busca la ruptura ni aspira a un Estado propio ni a instituirse en "la Constitución vasca". Dejó sin respuesta una pregunta sobre sus motivos para presentar "una propuesta que plantea un tensionamiento extraordinario, justo cuando habíamos encontrado una forma de resolver la articulación del Estado y unas cotas de autogobierno impresionantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003