Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN CATALUÑA

Maragall y Clos sellan un 'pacto' para que Cataluña y Barcelona vayan "juntas"

Joan Clos, alcalde de Barcelona, y Pasqual Maragall, aspirante socialista a presidir la Generalitat, sellaron ayer simbólicamente -pero solemnemente- un pacto para que Cataluña y Barcelona vayan "juntas" tras las elecciones autonómicas del 16 de noviembre. Ambos sostienen que Convergència i Unió (CiU) ha gobernado durante 23 años con recelos hacia Barcelona, a la que ha visto como un peligroso contrapoder.

Los dos dirigentes del PSC se encontraron en el piso 22º de la torre Agbar de Barcelona, aún en construcción, para dialogar sobre Barcelona y Cataluña desde un lugar que, por su altura, permite comprobar que el área metropolitana de Barcelona existe con independencia de que tenga el reconocimiento oficial de la Generalitat.

"Hoy es el acta fundacional de una nueva relación entre el presidente de la Generalitat y el alcalde de Barcelona; una buena relación, de exigencia mutua pero de lealtad", aseguró Maragall. El presidente del PSC lanzó contra Convergència i Unió uno de los reproches que la federación nacionalista más suele utilizar precisamente contra Maragall: la de no preocuparse por el territorio. En opinión del dirigente socialista, CiU se ha comportado, en la práctica, de forma centralista y lo ha hecho desde un "barcelonismo vergonzante". "[CiU] ha visto los Pirineos como el lugar para esquiar, y Girona, como el de bañarse; como una Cataluña de fin de semana", opinó Maragall.

El alcalde de Barcelona insistió en que hasta ahora Cataluña y su capital no han remado en la misma dirección, lo que ha ido en detrimento de los ciudadanos. "Nos hemos sentido relativamente aislados y poco atendidos por la Generalitat, tanto en asuntos menores como mayores, por el fondo y las actitudes", se lamentó Clos. Maragall se mostró convencido de que antes de dos años Barcelona tendrá definitivamente aprobada su Carta Municipal y Cataluña contará con un nuevo Estatut.

El líder de Convergència i Unió en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, replicó el planteamiento de los socialistas y les acusó de hacer un "uso sectario" del consistorio. "Decir que cuando los socialistas gobiernen en todas las instituciones nos podremos poner de acuerdo es de lo más feo", afirmó a Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003