El Estado pagará a la Xunta los 24 millones que cuesta tratar los residuos del 'Prestige'

El Estado pagará íntegramente a la Xunta los 24 millones de euros que costará tratar las aproximadamente 75.000 toneladas de residuos petroleados procedentes del Prestige recogidos en el mar y las costas gallegas, según un protocolo de intenciones firmado ayer por el ministro de Presidencia, Javier Arenas, y el presidente gallego, Manuel Fraga.

En los primeros momentos de la catástrofe, la Administración autonómica había señalado que el chapapote mezclado con arena o agua sería eliminado en empresas cerámicas, forestales o petroleras (a un coste de 90 euros por tonelada). Sin embargo, decenas de miles de toneladas de residuos siguen acumuladas en dos balsas en los términos municipales de Laracha y As Somozas, en A Coruña. La propuesta aprobada ayer prevé tratar esas 75.000 toneladas en 20 meses mediante un proceso que extraerá el fuel por centrifugado, someterá a arenas y gravas a un lavado y convertirá en inertes los residuos resultantes, mediante calor.

Arenas se reunió después en A Coruña con los tres presidentes de las federaciones provinciales de cofradías para tratar del real decreto que ofrece a los afectados por la marea negra adelantarles las indemnizaciones a cambio de la renuncia a posteriores reclamaciones judiciales. El plazo para solicitar el adelanto se abrió el pasado 3 de agosto, pero Arenas no quiso cuantificar cuántos afectados se habían apuntado: "No puedo dar cifras concretas, pero sé que miles de afectados están dispuestos a hacerlo".

Una de las razones de que los afectados no hayan dado el paso hasta el momento, además del riesgo de conformarse con la cantidad estipulada por el Estado sin saber si los tribunales fijarán mayores indemnizaciones, es que la Administración "tendrá en cuenta las ayudas ya concedidas" a la hora de fijar esa cantidad, según afirmó en agosto el director de la oficina del Comisionado del Prestige, Domingo Menéndez. Arenas dijo ayer que esa cuestión será "una de las que tendremos que debatir con las cofradías".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS