Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

"Valla" o muro

Es evidente que Víctor Harel, embajador en España de Israel, nos quiere hacer comulgar con ruedas de molino. "Valla" o muro [artículo publicado ayer en la página 4]. Al parecer, las dos cosas. En realidad, el material con que se construya es lo de menos. Lo verdaderamente importante, y que ni Víctor Harel al justificar su construcción ni Ariel Sharon llevando a cabo esa política de exterminio del pueblo palestino, es de qué manera está afectando y afectará en el futuro a esos 40.000 palestinos, que no llevan bombas adosadas en el cuerpo, que quedarán segregados del resto de Cisjordania.

Se le llame "valla" o se le llame muro, las consecuencias serán las mismas que las que ocasionó el de Berlín, le guste o no le guste al señor Harel que se parangonen ambas construcciones; es decir, restricción de movilidad a palestinos, familias palestinas fracturadas a ambos lados del muro, más dificultades añadidas a una población empobrecida... El señor Harel, una persona que en principio no tiene intención de atentar contra nadie, debería hacer un ejercicio de empatía e imaginarse lo que sentiría si una valla le separara de sus familiares más próximos (hermanos, primos, tíos, padres...). A mí y a muchos como yo no nos cuesta nada, de hecho es algo que forma parte de nuestra esencia, saber que los sentimientos que provoca una cosa así no pueden traer la paz, más bien todo lo contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2003