Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASESINATO DE UN MILITAR ESPAÑOL EN BAGDAD

Aznar admite que España "asume riesgos" en Irak "por el terrorismo"

El presidente del Gobierno, José María Aznar, aprovechó ayer un acto de campaña con la candidata para Madrid, Esperanza Aguirre, para elogiar el "patriotismo" del sargento José Antonio Bernal, asesinado en Bagdad el jueves, y el de su familia, muy vinculada al Ejército. Tras enfatizar que la de Bernal fue "una vida de servicio a los intereses de España", Aznar enmarcó el segundo asesinato de un militar español en Irak en la lucha global contra el terrorismo en la que está muy involucrado el Gobierno.

"España está muy firmemente comprometida con la reconstrucción de Irak. Estamos comprometidos con el pueblo iraquí, que ha sufrido una de las dictaduras más crueles de su historia, y estamos comprometidos con la lucha contra el terrorismo", afirmó Aznar para admitir: "Sabemos que esos compromisos suponen riesgos, y asumimos esos riesgos porque somos muy conscientes de lo que está en juego: el respeto a las reglas internacionales y la libertad que el terror quiere destruir".

Aznar negó que el atentado contra Bernal sea una muestra de la resistencia en Irak. "Los asesinos no forman parte de ninguna resistencia. Son terroristas puros y simples. Son asesinos", subrayó. El presidente del Gobierno negó también que este tipo de ataques pretenda "ninguna liberación" en Irak sino la vuelta al régimen anterior.

"No quieren ninguna liberación de su país, quieren volver al régimen de Sadam, volver al pasado. Y eso lo tenemos que tener también muy claro". Aznar mantuvo que el capitán Manuel Martín Oar murió porque los terroristas querían expulsar a la ONU de Irak y el sargento Bernal ha fallecido "porque además de querer que se vaya Naciones Unidas, también quieren que se marchen los testigos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2003