Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los virólogos dicen que cada año es más probable una mutación en la gripe aunque no saben cuándo ocurrirá

El virus de la gripe cambia cada año ligeramente de forma que las vacunas apenas se tienen que alterar y mantienen su eficacia. Sin embargo, cíclicamente la mutación es tal que anula en buena parte los efectos preventivos de los preparados. De momento "no hay certeza" de cuándo puede producirse este cambio, aunque la posibilidad de que se produzca y, con él, una epidemia "la tenemos desde hace mucho tiempo y cada año que pasa es más probable". Así lo comentó ayer el jefe de grupo del departamento de biología molecular y celular del Centro Nacional de Biotecnología de Madrid, Juan Ortín, que acudió a Valencia a participar en el Simposio Internacional de Mecanismos de Replicación de Virus RNA y Viroides que organiza la Fundación Ramón Areces junto a la Universidad Politécnica de Valencia.

Ortín apuntó a Efe que hay que estar alerta y preparado ante la posibilidad de que mute el virus, por lo que "se debe hacer investigación básica que permita introducir una vacuna eficaz contra la gripe lo antes posible, como se está haciendo con el SARS [Síndrome Respiratorio Agudo Severo], pero no hay manera de predecir si va a venir el año que viene y el virus que va a venir", afirmó.

Frente al virus convencional de la gripe, "una cepa pandémica afectaría a todos los grupos de la población y la infección sería más virulenta puesto que no tenemos ninguna defensa" Sin embargo, comentó que los virus son escrutados de una manera continua "y se toman muestras de infecciones en todos los países del mundo y se analizan y comparan con otros virus que hayan circulado para confirmar si son similares, idénticos o muy distintos". Esa información se recoge a nivel mundial y es en la que se basa la Organización Mundial de la Salud para definir la nueva vacuna contra el virus de la gripe" de forma que una cepa nueva sería inmediatamente identificada.

El simposio analiza los últimos avances en el conocimiento de los mecanismos de replicación de los virus RNA (como los de la gripe, el Sida o la poliomielitis) y de los viroides, muy similares a los anteriores pero de menor tamaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2003