Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrillo afirma que el PA y Tablada Híspalis prepararon un "golpe de Estado urbanístico"

Rafael Carmona amenaza con querellarse contra su sucesor municipal en Sevilla

El borrador de un supuesto convenio negociado entre el PA y Tablada Híspalis para edificar la dehesa amenaza con acabar en los tribunales. No por el contenido del escrito, sino por la guerra de acusaciones desencadenada entre el actual delegado de Urbanismo, Emilio Carrillo (PSOE), y su predecesor, Rafael Carmona (PA). Carrillo aseguró ayer que los andalucistas tenían acordado dar el visto bueno a la alegación presentada por los promotores al avance del nuevo PGOU, que pedía la suspensión de la expropiación de Tablada inciada por el Ayuntamiento.

Por su parte, Carmona insistió ayer en que son los socialistas los únicos que, en diferentes ocasiones, han presentado propuestas tendentes a edificar las 356 hectáreas del antiguo aeródromo..

El actual delegado de Urbanismo mostró ayer, junto al borrador del supuesto convenio, una copia del correo electrónico enviado el pasado 24 de septiembre al alcalde de Sevilla, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, por Jacinto Rey, apoderado de Tablada Híspalis y que figura en el borrador como uno de los negociadores del supuesto acuerdo.

Rey se autoenvió el documento desde su correo electrónico como presidente de la constructora San José a otra cuenta de correo personal a las 13.50 de la tarde del miércoles 24. A las 22.05 de ese mismo día, remitió el mismo mensaje al buzón electrónico del alcalde, con la palabra "Tablada" en el apartado de asunto y adjuntando el texto del supuesto acuerdo con el nombre "Tablada 040403", lo que da a entender que la versión definitiva del documento data del pasado cuatro de abril.

Según Emilio Carrillo, el envío de esta documentación responde a la "sorpresa" de los promotores al ver que el pleno municipal del 18 de septiembre había rechazado una sugerencia al PGOU presentada por las empresas inmobiliarias en la que pedían que no se llevara a cabo la expropiación anunciada por el Ayuntamiento en la anterior corporación. "Las empresas hicieron llegar su malestar en su entendimiento de que había un compromiso anterior para que la decisión del gobierno municipal fuera la de abrir una negociación tras estudiar las sugerencias", aseguró Carrillo.

Para el delegado de Urbanismo, el convenio, que asegura que negociaron PA y los promotores, suponía "un golpe de Estado urbanístico en Sevilla", porque preveía aumentar en casi un 40% la nueva edificabilidad residencial que prevé el avance del PGOU. A los 5.600.000 metros cuadrados establecidos por la oficina del plan, el acuerdo añadía 1.842.300 metros cuadrados más, según el edil socialista.

"Lo que los sevillanos hicieron el pasado 25 de mayo con su voto ha evitado un golpe de Estado en el urbanismo", insistió Carrillo, quien dijo temer las posibles consecuencias que pueda tener el borrador del convenio a la hora de negociar el justiprecio de la expropiación.

Los servicios jurídicos municipales, según el delegado socialista, han advertido de la posibilidad de que los promotores usen el documento como una prueba de que el Ayuntamiento tenía expectativas en la dehesa que iban más allá del precio de un suelo rústico. No obstante, Carrillo aseguró que no hay "ninguna incertidumbre" sobre el futuro de la dehesa. "Tablada será una inmensa zona verde, no hay negociación que valga", sentenció el edil de urbanismo.

La acusación de Emilio Carrillo a los andalucistas como organizadores de un "golpe de Estado" va a ser estudiada por los asesores jurídicos del PA, según el anterior delegado de Urbanismo, Rafael Carmona, quien advierte de que Carrillo "puede estar imputando un hecho delictivo con conocimiento de falsedad". "No vamos a permitir calumnias", subrayó Carmona, quien no descarta querellarse contra su sucesor en el cargo.

Carmona volvió a desmentir haber negociado con los promotores y señaló de nuevo al alcalde como "sospechoso" de haber presentado diferentes propuestas en el anterior mandato tendentes a la recalificación de Tablada, como el traslado a esos terrenos de la Feria de Abril o la ubicación allí de la ciudad de la justicia.

"El tiempo no nos hace olvidar los traspiés de este alcalde, que parece torpe, pero que en el fondo es un poco listillo", ironizó el ex delegado de Urbanismo, quien dice ver en Monteseirín un "afán por negociar y construir" en la dehesa.

El anterior delegado de Urbanismo no duda de que el borrador ha sido redactado por las empresas para enviárselo después el PSOE y tener una base sobre la que negociar. Él, asegura, nunca habló con las inmobiliarias sobre la posibilidad de recalificar el antiguo aeródromo y el hecho de que su nombre aparezca en el borrador, que está sin firmar, como representante del Ayuntamiento en la supuesta negociación no prueba nada. "Mi nombre aparece igual que (...) podían haber puesto el de Carrillo", sostuvo Carmona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2003