Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol agota el calendario electoral para dar más tiempo a la promoción de Artur Mas

El presidente catalán convoca los comicios autonómicos para el 16 de noviembre

Las primeras elecciones catalanas sin Jordi Pujol se celebrarán el 16 de noviembre. El presidente de la Generalitat ha optado por agotar la legislatura y convocar los comicios el último domingo que le permitía la legislación, atendiendo así las recomendaciones de la cúpula de Convergència i Unió (CiU). Pujol esquiva de este modo una incómoda coincidencia con los comicios a la Asamblea de Madrid y alarga la campaña de su delfín, Artur Mas. Por vez primera, CiU no parte como favorita en las elecciones catalanas, en las que todos los sondeos colocan al socialista Pasqual Maragall como el aspirante con mayores posibilidades.

A nadie pilló por sorpresa la fecha del 16 de noviembre. Desde el inicio del verano, los dirigentes de la federación nacionalista apostaban, tal como ya anticipó EL PAIS el pasado 16 de junio, por una estrategia de dilación y agotar la legislatura al límite. Esa opción cobró mayor fuerza tras estallar el escándalo de los tránsfugas en la Asamblea madrileña y el anuncio de una nueva convocatoria de elecciones para el 26 de octubre en esa comunidad. CiU quería evitar cualquier solapamiento de fechas y, a la vez, dar a Artur Mas el máximo de tiempo para promocionar su candidatura.

No obstante, ayer, Jordi Pujol manifestó que el "espectáculo lamentable, penoso y vergonzoso" de la Asamblea de Madrid le obligaban también a escoger esta fecha.

La convocatoria fue acogida por Maragall con un expresivo "por fin". El candidato socialista se encuentra en Chile invitado por el presidente Ricardo Lagos a la conmemoración del 30º aniversario del golpe de Estado contra Salvador Allende. Sus primeras palabras fueron para calificar la convocatoria electoral como "una gran noticia" y se mostró convencido de que el cambio político en Cataluña "está al alcance de la mano", informa Pere Rusiñol desde Santiago de Chile.

Los socialistas consideran que la convocatoria es "el inicio de la cuenta atrás hacia la victoria", en expresión de su primer secretario, José Montilla.

Montilla reclamó al candidato de CiU, Artur Mas, que "tenga el coraje de dimitir" como conseller en cap y "deje de utilizar su cargo en el Gobierno catalán para promocionarse electoralmente". Y le sugirió que tome ejemplo, en este aspecto, de Mariano Rajoy, que dejó la vicepresidencia del Gobierno para ser candidato del PP en las elecciones generales.

Mas rechazó esta exigencia y recordó a Montilla que los dirigentes del PSOE criticaron a Rajoy por haber abandonado el Ejecutivo cuando Aznar le designó secretario general del PP, y consideraron esta dimisión como un intento de ahorrarse las críticas al Gobierno.

Montilla pidió también a Mas que "tenga la decencia" de poner fin a la intensa campaña de publicidad con la que el Gobierno catalán promociona desde hace meses los mensajes electorales de los nacionalistas. Esta petición la formuló también el líder de Iniciativa Verds, Joan Saura, que acusó a Mas y a CiU de seguir el ejemplo de Berlusconi en la utilización partidista de los medios de comunicación que controlan.

Los demás participantes en la carrera electoral, Josep Lluís Carod, de Esquerra Republicana y Josep Piqué, del PP, se mostraron convencidos de que lograrán condicionar la formación del futuro Gobierno catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2003