El Banco de España confía en que Eurobank pueda devolver los depósitos con sus propios activos

El Banco de España espera que Eurobank del Mediterráneo pueda hacer frente a los compromisos de pago a los impositores con sus activos, ya que, según el órgano supervisor, "hasta el momento no existe conocimiento de que haya deterioro significativo de los activos" de la entidad financiera, en suspensión de pagos e intervenida por el Banco de España desde el 25 de julio.

La institución que preside Jaime Caruana confía en que la decena de inspecciones a Eurobank desde 1996 (fecha en la que cambió el grupo de control del banco), la última de ellas iniciada en julio y aún sin concluir, han permitido a la entidad mejorar notablemente su estructura financiera. En este sentido se apuntan los requerimientos para que reformulara la cuenta de resultados para aflorar pérdidas no declaradas o para que reforzara sus recursos propios, entre otros.

De acuerdo con el último balance presentado, previo a la intervención, correspondiente al 30 de junio de 2003, el activo de Eurobank era de 250 millones de euros, 130 de los cuales correspondían a activos líquidos o muy facilmente liquidables, "un porcentaje muy superior a la media del sector", según el Banco de España.

Hasta el momento de cesar los reintegros, tras la presentación de suspensión de pagos, la entidad había devuelto unos 73 millones de euros a un número de clientes que representan aproximadamente un tercio de los depósitos. El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) remitió ayer a los clientes afectados por el escándalo financiero las cartas en las que les comunica el importe de sus cuentas para que den el visto bueno y el FGD pueda transferir el dinero, hasta un límite máximo de 20.000 euros. De los 14.000 clientes que tienen un depósito en Eurobank, unos 12.000 quedarán completamente cubiertos por esta garantía, por lo que recuperarán íntegramente su inversión.

Los 2.000 impositores restantes tendrán que esperar a que los interventores judiciales nombrados por el juzgado de instrucción número 73 de Madrid -que admitió a trámite la suspensión- decidan sobre la liquidación del banco. Éstos sustituyen a los cinco interventores nombrados por el Banco de España (uno de ellos a propuesta del Gobierno catalán) que, no obstante, permanecerán en el equipo que en la actualidad inspecciona Eurobank.

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), sin embargo, aseguró ayer que el riesgo de la sociedad luxemburguesa Excell Life, que controla el 15% de las acciones de Eurobank, podría afectar al 89% de los recursos propios de la entidad, que totaliza 2,47 millones de euros. Ausbanc recuerda, en un comunicado, que las tres mutuas catalanas accionistas de Eurobank e intervenidas por la Generalitat un mes después de que estallara la crisis -Norton Life, Personal Life y Caja Hipotecaria Mutual- tenían una exposición del 51% de sus recursos propios.

Por su parte, Eurobank se mantenía ayer confiado en reflotar la entidad gracias a la ampliación de capital anunciada por importe de 6,5 millones de euros, y cuyo plazo de suscripción para los antiguos accionistas expira el 8 de septiembre Eurobank confirma el interés de dos grupos financieros en adquirir una entidad que les aporte ficha bancaria (autorización para operar).

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 01 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50