_
_
_
_

El Tajo está "biológicamente muerto", según los ecologistas

El Ayuntamiento pide al Ministerio de Medio Ambiente un aumento del caudal del río

La asociación Ecologistas en Acción acusa a la Confederación Hidrográfica del Tajo de desconocer el río que "teóricamente debe controlar y ordenar", y afirma que el Tajo está "biológicamente muerto". Los ecologistas han presentado alegaciones y sugerencias al Proyecto de Ordenación Hidráulica del Tajo que fue dado a conocer en mayo y que prevé una inversión de más de cinco millones de euros en el río. Por su parte, el Ayuntamiento de Aranjuez solicita que se amplíe el caudal mínimo ecológico (seis metros cúbicos por segundo), porque es "claramente insuficiente".

El Proyecto de Ordenación Hidráulica del Tajo a su paso por Aranjuez fue anunciado por todo lo alto poco antes de las elecciones. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, José Antonio Llanos, lo presentó junto al entonces alcalde, José María Cepeda, del PP, y al consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Pedro Calvo.

Se trata de un enorme proyecto que anuncia la inversión de más de cinco millones de euros en el entorno del río, e incluye 15 actuaciones importantes que deben ser ejecutadas en menos de dos años. Entre esas actuaciones se hallan la rehabilitación del histórico puente de la Reina, la construcción de un nuevo puente, la protección de la margen derecha del Tajo para evitar inundaciones, la recuperación para su uso de la isla del Molino, frente al Palacio Real, reparar el desaguador de las Aves, limpiar de fango el fondo del río y ajardinar el entorno del Castillo. Para la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Aranjuez, estas obras servirán para devolver al Tajo su esplendor de antaño y convertirlo en un río vivo, fuente del desarrollo económico y social.

Mermadas y escasas aguas

Pero no tienen la misma opinión Ecologistas en Acción, a pesar de que agradecen la inversión. "Nos sorprende la prioridad que desde el Ministerio de Medio Ambiente se da a la urbanización de las riberas del Tajo, frente al objetivo de recuperar la calidad de las mermadas y escasas aguas del río, objetivo que consideramos más prioritario", afirma el ecologista Pere Benlloch.

Para esta ONG está claro que el auténtico problema del río es su falta de caudal. El caudal mínimo ecológico establecido por la Confederación Hidrográfica es de seis metros cúbicos por segundo (unas treinta veces menos que el caudal natural del Tajo), lo que está destruyendo, según los ecologistas, el ecosistema natural de Aranjuez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El proyecto presentado por la Confederación demuestra, en su opinión, el desconocimiento que este organismo tiene del propio río. "Esto se ve desde las primeras líneas del proyecto, cuando hablan de la necesidad de evitar avenidas e inundaciones en el río, cuando la última inundación se produjo en 1964. Las obras estimadas prevén inundaciones de 250 metros cúbicos, cuando la media de los últimos 20 años es de seis metros cúbicos de caudal", dicen.

Ecologistas en Acción considera que estas obras son una simple justificación para "demostrar interés por un río biológicamente muerto por su escaso cauce y así aumentar las contrataciones de obras".

También consideran discutibles las obras de ajardinamiento del entorno, ya que opinan que debe haber un equilibrio entre el disfrute de las riberas por parte de los ciudadanos y el mantenimiento de un hábitat natural que mantenga la flora y fauna autóctonas. Creen que las obras no mejorarán el entorno, sino que sólo causarán destrozos.

Respecto a la reconstrucción del antiguo Puente Verde, desaparecido hace siglos, los defensores del medio ambiente piden que, de llevarse adelante, se destine sólo a peatones y ciclistas, ya que, si se utiliza para ordenar el intenso tráfico rodado de acceso a la ciudad, destrozará irreversiblemente las huertas históricas, diseñadas por Juan Bautista de Toledo. Estas huertas fueron muy importantes para conseguir que Aranjuez fuese declarado Paisaje Cultural de la Humanidad.

Ganar una isla y perder un meandro

Los ecologistas están preocupados por la intención de la Confederación Hidrográfica de recuperar la calle de la Romana, una de las famosas Doce calles de los sotos históricos, cortada desde hace años por el río. "La recuperación de esa calle por la magnitud de la obra y las condiciones de la misma (grandes movimientos de tierra, desvío del cauce del Tajo) es la de mayor impacto ambiental. La magnitud del impacto no compensa la recuperación de 195 metros de calle", dicen los ecologistas.

Por último, piden a la Confederación que aumente el caudal y que, al menos un par de veces al año, se cubra completamente el cauce del río con agua durante varios días para recuperar su morfología.

El Ayuntamiento, del PSOE, también ha presentado sugerencias y alegaciones al proyecto, aunque su tono es mucho más moderado. "Esperamos que se tengan en cuenta nuestras sugerencias. Creemos que en un par de semanas la Confederación puede tener redactado su proyecto definitivo, un proyecto que es muy importante, con un presupuesto grande, aunque para nosotros habría que modificar algunos puntos", señala la delegada de Medio Ambiente, Olga Rincón. "Para nosotros, la actuación más inadecuada es la del muro que hay previsto construir en la zona del Rebollo. Es importante recuperar la calle de la Romana, ya que supone recuperar el trazado de una de las calles más importantes de los sotos históricos, a pesar de la envergadura de las obras. El meandro que invade el soto tendrá que volver a su sitio. Por contra, no creemos que haya que dar un carácter urbano a la isla del Molino, y habrá que estudiar bien el Puente Verde. Queremos que se haga, pero que no soporte un tráfico muy denso que perjudique a las huertas históricas", indica la concejal. Para Rincón, es "una prioridad la limpieza y acondicionamiento de las márgenes, pero evidentemente no se puede entrar en ellas como un elefante en una cacharrería", insiste.

Aunque en principio la Confederación habló de empezar las primeras obras este otoño, la delegada de Medio Ambiente cree que los plazos serán mayores. "Cuando se apruebe el proyecto definitivo habrá que sacar a licitación las obras, tendrá que haber un periodo de exposición pública... en fin, que hay que seguir los trámites que marca la ley. No creo que se puedan empezar las obras hasta por lo menos dentro de un año".

Por otra parte, el alcalde de Aranjuez, Jesús Dionisio Ballesteros, ha solicitado una reunión urgente con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo para pedirle un incremento sustancial del caudal del río "con el fin de conseguir un aumento de la calidad de las aguas y así evitar la alarma social y sanitaria suscitada". También se solicita que se aumenten las estaciones de aforo existentes para poder medir con efectividad y objetividad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_