Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Calendario / 22 de agosto de 1993 | HUMOR

El mensaje

Esto de la marcha es un misterio. España reina en la marcha mundial. No la nocturna, que seguramente también, sino la marcha atlética. Ayer ganamos otra medalla de oro, y a lo bestia. García Bragado entró en el estadio de Stuttgart solo, sobrado, saludando y sonriendo, después de 50 kilómetros de marcha, una especialidad deportiva rara, no vamos a engañarnos.

-De aquí hasta allá, a ver quién llega antes -han dicho niños y niñas desde que los dinosaurios perdieron la primacía en la Tierra.

-Vale, pero de forma que siempre haya una planta del pie pegada al suelo -dijo un día alguien.

-"¿Cómo cuálo lo qué?" -se preguntarían los demás. Acababa de inventarse la marcha. No la inventó el francés Marchuá, como siempre supuso Tip, sino el español Marchínez.

Se entendería que los españoles fuéramos los amos mundiales del fútbol, y se entiende lo de Induráin, porque desde Zipi y Zape los españoles hemos soñado con una bicicleta. Se entendería que, de haber un campeonato del mundo de pillos, disputáramos la final. Pero, ¿la marcha? ¿Quién juega a marcha atlética en los colegios?

-De aquí hasta allá, a ver quién llega antes.

-Vale -interrumpe el niño Jordi Pujol- , pero de forma que haya siempre una planta del pie en tierra catalana.

Pujol comienza en septiembre su reinado. Regresa a la política española la "marcha catalana", que Miquel Roca practicó con Suárez y Calvo-Sotelo, y ahora, con los socialistas malheridos, aún no muertos, practicará con González. Quién sabe si al fin Roca será ministro. De momento, en Avui ha dicho Pujol que el Estado de las Autonomías es insuficiente. Desde la Junta de Extremadura

han respondido que hay comunidades autónomas "que más que históricas parecen histéricas", y que cuando en Mérida los romanos no sé qué, algunos ni existían, y que el 15% del IRPF se lo metan por donde les quepa.

En el PP afilan armas para el nuevo frente de ataque: España rota. Lo que faltaba. A lo mejor, Aznar perdió las elecciones porque su letanía electoral no era completa: "Paro, despilfarro, corrupción, y, para España, desintegración". "Pues te chinchas y ficho a Baltasar Garzón", podía haber replicado González. Lo de las elecciones es más misterioso aún que lo de la marcha. Un partido rodeado de escándalos, dividido y sometido a investigación judicial, ficha a uno de los jueces que le perseguía y gana las elecciones.

-He entendido el mensaje -dijo González tras las elecciones, como si acabara de comunicarse con los extraterrestres: "Sí, sí, captao, captao, lo tengo, la empanadilla de 'Encanna' está en Móstoles, ¿no?".

Tendrá que inventarse algún truco nuevo, como nombrar a Garzón hombre del tiempo, a ver si llueve. Estamos peor que nunca. No los españoles: los embalses. Los de la Cuenca norte, al 70%; los del sur, por debajo del 20%. Según José María Aznar, hay una España húmeda y una España seca. Muy bien visto, machote.

También él tiene su poquito de bajón. Contaba con ganar. En la noche electoral, Javier Arenas denunció pucherazo, pero finalmente Aznar admitió la derrota y todos dijeron: "Qué demócrata, acepta los resultados". Se desconoce si en septiembre regresará Julio Anguita, tras el infarto que le apartó de la campaña, pero sí vuelve el caso Filesa. "Es indignante lo lenta que es la justicia", claman los socialistas. Hasta ahora no habían caído.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de agosto de 2003