Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberado el líder opositor guineano Plácido Micó tras ser indultado

El líder de la oposición en Guinea Ecuatorial, Plácido Micó, salió ayer de la prisión de Black Beach, tras haber sido indultado el pasado 2 de agosto por el Gobierno de Teodoro Obiang Nguema. La medida fue aplicada a 17 opositores más, quienes al igual que Micó, permanecieron encarcelados durante 14 meses. El líder opositor, que ya está instalado en su domicilio, en Malabo, agradeció al Senado español la presión ejercida sobre el régimen de Obiang para alcanzar su libertad. "Que sepan que esa solidaridad que manifiestan hacia causas como la de los derechos humanos y la democratización de países como el nuestro es tan importante que, si no fuera por ella, muchos de los que luchamos por estos principios no estaríamos con vida", dijo en conversación telefónica con este periódico.

El lider socialdemócrata denunció haber sido víctima de malos tratos durante su encarcelamiento. Afirmó haber estado incomunicado de su familia durante 11 meses, haber pasado hambre y no poder leer ningún texto, entre otros castigos. "No es exagerado calificar de tortura psicológica tener que dormir en un suelo sucio, con cucarachas y ratas, y sin ropa", señaló Micó.

Sobre la reunión que se celebrará el próximo 20 de agosto en la ciudad de Mbini entre el Gobierno y la oposición para intentar desbloquear el proceso de democratización en Guinea Ecuatorial, Micó se mostró poco optimista. "Hemos mantenido este tipo de reuniones desde hace 10 años y no hemos conseguido nada. El Gobierno suele acudir a este tipo de reuniones sin voluntad de arreglar las cosas y a distraer a la opinión pública", aseguró.

Micó, secretario general de la formación opositora Convergencia para la Democracia Social, fue detenido en mayo de 2002 acusado de participar en un golpe de Estado. Fue condenado a seis años y ocho meses de prisión en un macrojuicio contra 144 opositores. El proceso, realizado entre los días 23 de mayo y 9 de junio del año pasado, fue calificado como una farsa por observadores internacionales presentes, quienes dijeron que nunca se demostró la participación de los opositores en ninguna conspiración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003