Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 63% de los europeos apoya que la UE tenga su propia Constitución

El Eurobarómetro refleja el efecto de la guerra

El 63% de los ciudadanos de la Unión Europea está a favor de que Europa tenga una Constitución propia y sólo el 10% está en contra, según los resultados del Eurobarómetro de primavera difundido ayer en Bruselas. El sondeo, realizado con las opiniones de 16.000 personas entre el 18 de marzo y el 30 de abril, en plena guerra de Irak, muestra que los ciudadanos europeos han reducido su confianza en la ONU y valoran menos la imagen de Estados Unidos.

Además, los europeos apoyan menos la entrada en la Unión de unos candidatos que se alinearon con Washington en el conflicto de Irak, y reclaman con más ímpetu una política exterior europea y una defensa común para pesar más en el mundo.

Los países más proclives a la Constitución europea son Italia (un 77% a favor y sólo el 5% en contra), Grecia (75% frente al 14%) y Holanda (71% frente al 16%). Los menos favorables son Dinamarca (un 43% a favor y el 37% en contra), Finlandia (44% y 39%) y Reino Unido (52% y 9%). España se sitúa ligeramente por encima de la media europea (64% y 9%). En ningún país es superior el rechazo que el apoyo, y éste es más elevado en los países cuyos ciudadanos dicen estar bien informados.

La influencia de la guerra

El sondeo comenzó a hacerse el 18 de marzo, dos días antes de iniciarse los bombardeos sobre Bagdad, y concluyó el 30 de abril, el día en el que llegó a la capital iraquí el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld. Por eso, son significativas las deducciones a las que puede llegarse. En 13 de los 15 Estados de la Unión, se produce un claro desplome en la confianza de los ciudadanos en Naciones Unidas (un 48% la tiene y un 36% no). Las caídas más claras, de nueve puntos porcentuales, se producen en España (el año pasado la confianza era del 58%), Reino Unido y Holanda, casualmente tres países cuyos Gobiernos apoyaron las tesis de Washington. También en España, con una opinión pública en contra del conflicto, se produce el descenso más claro (de siete puntos) en la confianza en la UE, donde la guerra provocó la más grave crisis de su historia.

La valoración que hacen los europeos sobre el papel de Estados Unidos en el mundo también cae en todos los capítulos: en lucha contra el terrorismo (nueve puntos menos), la paz mundial (otros nueve puntos menos) o el crecimiento de la economía mundial (menos dos). Con respecto al pasado agosto, también baja en seis puntos (del 52% al 46%) el apoyo de los europeos a la ampliación, es decir, a la próxima incorporación a la UE de países que apoyaron la guerra. Francia (un 31% a favor y un 54% en contra) es el único país con más de la mitad de sus ciudadanos en contra, pero seguido no muy lejos por Bélgica y Alemania, los otros dos países que plantaron cara a Washington.

Las instituciones más valoradas por los europeos son la policía (confía en ella el 67% y no lo hace el 28%), el Ejército (66% y 24%), y las ONG (59% y 29%). Las menos valoradas son los partidos políticos (el 16% frente al 75%), las grandes empresas (29% y 57%), los sindicatos (36% y 49%) y los respectivos Gobiernos nacionales (37% y 53%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de julio de 2003