NUEVO PLAN PARA INTERNET

Varias comisiones de expertos han asesorado al ministerio

Tras constatar el pinchazo de Info XXI iniciado cuando era titular del ministerio Anna Birulés, el ministerio convocó una comisión de expertos presidida por Juan Soto. En abril de 2003 presentó sus conclusiones en las que pedía "un golpe de timón", describía los principales déficit y aconsejaba un nuevo organigrama para gestionar el nuevo plan que debe entrar en vigor a finales de año. Claridad en la dotación presupuestaria y seguimiento de su cumplimiento fueron algunas de las recomendaciones claves de la comisión.

Con posterioridad y de forma más interna, el ministerio convocó una nueva tanda de reuniones con expertos de distintas áreas que a finales de mayo elaboraron tres borradores de programas nacionales sobre tecnologías informáticas, servicios de la sociedad de la información y electrónica y comunicaciones. En total, 43 folios con un programa de máximos.

Más información
Gobierno y autonomías destinarán 216 millones para dotar de equipos a las escuelas

El documento sobre la sociedad de la información fija como ámbitos de intervención preferente: la pyme, la formación, la ciencia, la administración, los contenidos y la inclusión en la cultura digital de colectivos marginados (personas mayores, mundo rural, etcétera).

El informe del sector de la electrónica cita como futuras herramientas para dar un impulso al mismo la Ley General de Telecomunicaciones y la futura Ley de Audiovisual que "deberían permitir dar confianza en el sector".

El informe sobre tecnologías informáticas busca el fomento de la investigación básica y aplicada "incluyendo la transferencia tecnológica a sectores productivos de interés estratégico o social". El documento enumera una serie de prioridades cientifico-tecnológicas como la ingeniería del software, los agentes inteligentes y la web semántica, la gestión de la información, interfaces avanzadas, sistemas distribuidos y abiertos y computación de altas prestaciones. El texto identifica como problemas la escasez de científicos jóvenes y la dificultad de mantenerlos durante su periodo de formación, la necesidad de que "el sistema educativo ofrezca nuevos perfiles que se precisan para los negocios emergentes en la Sociedad de la Información" y la dificultad de movilidad entre el sector público y el privado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS