Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre se entrega tras matar a tiros a su ex compañera

36 mujeres han muerto este año víctimas de la violencia doméstica en España

Santiago de Compostela

Un hombre de 45 años se entregó la medianoche del lunes a la Guardia Civil de Lalín (Pontevedra), que le buscaba desde horas antes como presunto autor de la muerte de su ex compañera. El juez ordenó anoche su ingreso en prisión.

El cadáver de Luz María Castillo García, de 32 años, que tenía disparos en cuello y tórax, había sido encontrado por un transeúnte a primera hora en una pista rural. La mujer tenía dos hijos, de dos y tres años, de su relación con J. M. S. G, el principal sospechoso de su muerte. La pareja no convivía desde hace un año.

Junto al cuerpo, aparecieron dos cartuchos de perdigones de una escopeta de caza. El vecino que descubrió el cadáver asegura que las heridas daban la impresión de que los disparos se realizaron a bocajarro. La Guardia Civil comenzó a sospechar del ex compañero de la fallecida cuando no pudo localizarle ni tener noticias de su paradero durante todo el día. Sobre las 23,30 horas del lunes fue el propio J.M.S.G quien se entregó en el cuartel del instituto armado en Lalín.

Luz María Castillo, de origen colombiano, llevaba ocho años en Lalín, donde trabajaba como empleada de hogar. Muy apreciada por sus vecinos, mantuvo una larga relación con J. M. S. G, y cuando la rompió se quedó al cargo de los dos hijos de la pareja y se fue a vivir con una hermana suya. El hombre residía en su localidad natal de Rodeiro, próxima a Lalín. Pero la pareja continuó viéndose con cierta regularidad. J. M. S. G acudía ocasionalmente al nuevo domicilio de su compañera para visitar a sus hijos, y a veces salía junta toda la familia. La última vez que el hombre estuvo en casa de Luz María fue la misma tarde del domingo.

Es el tercer caso de violencia mortal contra mujeres que se produce en Galicia en el último mes y medio. En los tres, las mujeres fallecieron por disparos de escopeta. El primer caso ocurrió en Moaña (Pontevedra), el pasado 30 de mayo, y el segundo hace sólo una semana en Ames, extrarradio rural próximo a Santiago de Compostela.

En lo que va de año, son 36 las mujeres que han muerto a manos de su pareja o ex pareja en España, cifra que supone un 50% más que la registrada en la misma fecha del año anterio (24 crímenes). En junio el Congreso de los Diputados aprobó la modificación de determinados artículos del Código Penal para que las agresiones físicas y psíquicas sean consideradas delito y no falta, pero las asociaciones de mujeres siguen reclamando una ley integral contra los malos tratos, informa Cruz Blanco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de julio de 2003