Zenarruzabeitia dice que cumplirá todo el programa legislativo que prometió en 2001

"Por supuesto que sí", respondió ayer la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, a la pregunta de si el Gobierno podrá cumplir en los dos años que restan de legislatura el compromiso de aprobar las 36 leyes prometidas en 2001, pese a que en la mitad del mandato ya transcurrida sólo ha sacado adelante tres, la de Parejas de Hecho, la del Testamento Vital y la que modifica el Plan General de Carreteras.

Zenarruzabeitia se mostró visiblemente molesta por la interpelación sobre la escasez de la producción legislativa del Gobierno mediado ya su mandato y, pese a afirmar primero que ese listado inicial comprometido para el período 2001-2005 "no es el que prevalece" sino que es "un punto de referencia", terminó comprometiénndose a su cumplimiento íntegro con su tajante "por supuesto que sí".

El descenso legislativo es llamativo desde 1998: 27 leyes en cinco años, frente a las 59 de los últimos cuatro del lehendakari José Antonio Ardanza. La vicelehendakari se negó, al ser preguntada en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, a contemplar la producción del ejecutivo bajo el prisma de ese compromiso inicial, y tampoco quiso confirmar ella misma la cifra de las leyes aprobadas de ese programa legislativo comprometido en 2001 para el total de la legislatura.

Por contra, se mantuvo en la afirmación de que el Gobierno ha enviado al Parlamento, "en conjunto", 13 leyes hasta 2002 y ocho en 2003. Pero evitó reconocer que el grueso de ellas no estaba en ese compromiso programático incial, que marca las prioridades del Gobierno, y que la mayor parte son modificaciones de leyes ya preexistentes o normas de carácter presupuestario o periódico, mientras que la mayoría de las anunciadas al inicio de este mandato, y las de más calado, como la Ley Municipal o la de Aguas, están inéditas.

El programa legislativo, sostuvo la vicelehendakari, es "flexible y orientativo". "Muchas leyes vienen sobrevenidas, como la Ley de Cajas, y lo que tiene que computarse no es el listado inicial, sino el que nosotros actualizamos año a año en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos". De esas revisiones puede resultar que algunos proyectos decaigan y que se incorporen otros que no estaban inicialmente, precisó, contradiciéndose con su afirmación tajante de que el Gobierno cubrirá para 2005 la totalidad del calendario prometido en 2001.

Zenarruzabeitia destacó que el Gobierno vasco es el único, entre todos los autonómicos e incluido también el Ejecutivo central, que explicita ese compromiso al comienzo de su mandato.

Ese hábito, adquirido voluntariamente, resulta incómodo para el actual Gobierno, que no oculta su desagrado cuando a lo largo de la legislatura se le interpela después sobre el grado de cumplimiento del calendario. Máxime cuando muchas de las leyes prometidas figuraron ya en la relación del primer mandato del lehendakari Ibarretxe y no vieron la luz por su situación minoritaria y la disolución anticipada del Parlamento a que se vio forzado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50