Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PARA NIÑOS

Fiebre del oro en un río de Lleida

Excursión al Noguera Pallaresa para aprender la técnica del bateo

En pleno siglo XXI, los buscadores de pepitas recorren el río leridano en las cercanías de Sort. Allí se enseña de forma lúdica el viejo y paciente oficio de la extracción aurífera.

Mira, papá, cómo brilla, ¡es oro!", exclama el pequeño Pol, mostrando orgulloso el hallazgo que su padre contempla con asombro. Y no es para menos. Media hora antes, ni ellos ni ninguno de sus acompañantes hubieran imaginado que de un basto amasijo de piedra y arena extraído de la orilla del Noguera Pallaresa, junto a Sort, pudiera brotar oro, aunque fuese en forma de minúsculas partículas. Pero ésta es precisamente la magia de la batea, un viejo oficio artesanal que requiere destreza y paciencia.

Hace dos décadas, en 1982, un estudio de campo del departamento de Geología de la Universidad de Barcelona descubrió la existencia del mineral aurífero en esa zona del Pallars Sobirà, en Lleida. Pero no fue hasta hace dos veranos cuando el Noguera Pallaresa se convirtió en escenario natural para imitar a aquellos legendarios buscadores que, siglo y medio atrás -en 1848-, protagonizaron en California la llamada fiebre del oro.

Los artífices de la diversión leridana son Pau Montané y Rosa Fargas, un geólogo y una química que decidieron salir del laboratorio y poner sus conocimientos al servicio de Geodiscovering, una innovadora propuesta de turismo científico. Su filosofía, al margen de intentar ganarse la vida con lo que les apasiona, es mostrar a la gente los valores patrimoniales, geológicos, biológicos, culturales y etnológicos del lugar. El resultado es una experiencia lúdica e instructiva a la vez. Y que nadie se llame a engaño ni pretenda hacerse rico, pues el botón son únicamente partículas microscópicas.

Chaleco de aventurero

Pau Montané parece un auténtico buscador de oro con su barba, su sombrero alado y su chaleco de aventurero. A pie de río, se encarga de dar la primera clase teórica al grupo de excursionistas, antes de que éstos se pongan manos a la obra. Tras la misma, toma una palada de la orilla del río y la deja caer sobre su batea, una bandeja con varios estratos circulares que sumerge en el agua. Y sentado en una silla playera, empieza el lavado a base de suaves y rítmicos movimientos circulares. Con ello se trata de quitar primero el lodo y, poco a poco, las piedras y la gravilla. La densidad del oro hace que se quede en el poso mientras van desapareciendo paulatinamente los obstáculos que lo ocultan hasta que un brillo especial lo delata. Entonces, Pau saca su pipeta y, con la precisión de un cirujano, succiona la partícula depositándola luego en un pequeño vial (frasquito transparente).

A cada buscador novato se le entrega uno para que, si tiene suerte, coleccione el oro recogido como un tesoro más emotivo que valioso. Este oro pasa a ser legalmente propiedad de quien lo encuentra siempre y cuando no lo haga de forma libre, sino acompañado de un guía autorizado que disponga de la licencia para, según la normativa vigente, realizar la actividad preservando el medio ambiente.

La práctica de la batea ha adquirido categoría de deporte a escala internacional y como tal tiene gran tradición en Asturias, su cuna en España. Y más concretamente en Navelgas -cerca de Luarca-, cuyo prestigioso equipo quedó segundo en el mundial el año pasado, celebrado en Japón. Navelgas será la sede del citado Campeonato del Mundo de Bateadores en el verano de 2005.

GUÍA PRÁCTICA

La excursión

- Geodiscovering (973 42 00 64; 629 92 75 64 y www.turismocientifico.com). El punto de encuentro es en Sort. Se forman grupos de 5 a 8 personas, a quienes se facilitan botas tipo pescador, la batea y el vial.

- Precios: iniciación (2 horas), para aprender la técnica: 20 euros los adultos y 15 los niños (de 8 a 10 años); cuatro turnos diarios. Expedición (4 horas, mañana o tarde), con excursión a una zona del río más alejada: 36 y 28 euros.

Dormir

- Hotel Pessets (973 62 00 00). Diputació, 3. Sort. Muy acogedor y con restaurante propio. La habitación doble, 72,70 euros.

- Hotel Condes del Pallars (973 62 03 50). Avenida de Flora Cadena, 2. Rialp. Confort y excelente cocina. La habitación doble, 98,08 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2003

Más información