Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michavila afirma que el 45% de los delitos se tramitan como juicios rápidos

El ministro de Justicia, José María Michavila, dijo ayer en Ávila que el 45% de los delitos cometidos en los dos últimos meses se han tramitado como juicios rápidos que, en vez de 12 a 15 meses, se resolvieron en un plazo de 12 a 15 días. Según el ministro, los juicios rápidos han acortado un 94% el plazo en el que se han resuelto 28.167 casos por procedimiento abreviado, "que antes habrían tardado de 12 a 15 meses en resolverse y hoy tienen una respuesta penal entre 12 y 15 días".

En conferencia de prensa tras reunirse en Ávila con representantes del Consejo General del Poder Judicial y los jueces decanos de las ocho principales ciudades de España, Michavila destacó que gracias a los juicios rápidos "la respuesta penal es inmediata, tanto a la víctima como al acusado, lo que provoca una justicia más ágil que garantiza mejor los derechos y las libertades de los ciudadanos".

El documento de conclusiones del encuentro, que fue explicado por la vocal progresista del Consejo del Poder Judicial Montserrat Comas, pone de manifiesto que estas medidas "refuerzan la confianza del ciudadano en la Administración de Justicia ante la certeza de la inmediata acción judicial, y contribuyen eficazmente en la lucha contra la inseguridad".

Según los datos de estos dos últimos meses conocidos en la reunión, de los

62.822 asuntos con autor conocido, un total de 28.167, (el 45%), fueron tramitados como procedimientos rápidos. Ante los juzgados de lo penal se tramitaron 2.540 juicios, y se registraron 4.609 sentencias de conformidad. Se han convocado además 17.001 juicios de faltas y se han celebrado otros 14.079 juicios.

De los 2.540 juicios tramitados en los juzgados de lo penal se registraron un 20 por ciento de suspensiones, si bien en la vía ordinaria las suspensiones alcanzan el 40%.

En las conclusiones que los datos marcan "una tendencia positiva" que "ofrece a los ciudadanos víctimas de este tipo de delitos, así como a los acusados de los mismos, una respuesta judicial mucho más rápida y efectiva".

Montserrat Comas explicó que "la buena aplicación" de los juicios rápidos debe ser considerada positivamente, y "marca la línea de actuación en la que se debe avanzar con la finalidad de alcanzar metas cada vez más ambiciosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de junio de 2003