Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas afirma que tras su victoria ya hay signos de recuperación del turismo

El líder del PP balear y ex ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, que hoy será elegido presidente del Gobierno de Baleares, se jactó ayer en su discurso de investidura, en el Parlamento, de que con su victoria y sus propuestas -antes de acceder al cargo y adoptar decisiones- "ya se han provocado respuestas positivas en el mercado turístico".

Matas se refería en concreto al eco favorable -"tan solo [después] de los anuncios"- de la retirada de la ecotasa, el impuesto para turistas que implantó en 2002 el Gobierno presidido por el PSOE. El Ejecutivo de Matas se centrará en "el turismo y el medio ambiente, junto a la calidad de vida y la creación de puestos de trabajo", según anunció Matas. Éste tachó de "irresponsable y delictivo" haber hecho "experimentos con sectores consolidados, como es el turismo".

Matas, que tiene mayoría absoluta en la Cámara, contará también con los tres votos de Unió Mallorquina (UM), con quien ha pactado un acuerdo marco. El PP ha cedido a los regionalistas, que obtuvieron el 9,2% de los votos el 25-M, el gobierno del Consell de Mallorca.

Jaume Matas regresa ahora a un cargo que ya desempeñó desde 1996 a 1999, en una época de crisis del PP, provocada por el escándalo de corrupción del caso Sóller. El presidente electo de Baleares ha asegurado en su discurso de investidura: "No gobernaremos contra nadie, no perseguiremos a nadie ni construiremos contubernios judeomasónicos para fabricar reacciones desagradables".

El ex ministro propugnó una acción liberal y de mano abierta, "un Gobierno liberal y de liberales". Y defendió: "Dejemos en paz y respetemos al empresario, y que vaya donde sus inversiones sean más rentables". Los empresarios ocuparon reiteradas referencias en el discurso de investidura de Matas, que dedicó un apartado especial a proyectos sobre infraestructuras. A este respecto alabó "la función vertebradora del territorio de las autopistas y las autovías". "Hay que recuperar la confianza y la esperanza de una sociedad que parecía instalada en la depresión más absoluta", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 2003