Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palacio vuelve de Portugal "impresionada" por la situación del patrón de Isla Cristina

Nada más subirse al avión oficial en Oporto en la tarde de ayer, la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, tecleó el número del teléfono móvil de la madre del patrón de Isla Cristina, Agustín García, encarcelado en Faro desde hace 46 días, un encierro que le está haciendo perder la razón. Josefa Cazorla aseguraba ayer a bordo de un tren -en el que precisamente regresaba de entrevistarse por la mañana con Palacio en Madrid- que la ministra le dijo estar "impresionada" por el relato del caso que había recibido de las autoridades portuguesas. Palacio ofreció toda la ayuda que fuera posible, aunque se negó a prometer nada ya que el caso se escapa del ámbito político y que sólo compete al Poder Judicial portugués.

Pero los padres y familiares de García, de 34 años, sí que creen que el hecho de que su hijo esté encerrado sin fianza tiene motivaciones políticas. Un portavoz de la Armada portuguesa insinuó

en la última edición del semanario Expresso el carácter ejemplarizante de la situación legal de García. El conflicto de la pesca ilegal por parte de marisqueros españoles en la parte portuguesa de la desembocadura del Guadiana es viejo y el Ejecutivo luso ha hecho públicas sus intenciones de acabar con él.

Bajo esta luz de intereses políticas es como ven los García la situación de su hijo. El patrón de El Ladrillo fue detenido el 8 de mayo cuando faenaba junto a otros buques en aguas portuguesas, sin licencia y con artes prohibidas en ese país. García está acusado de cuatro infracciones administrativas y tres delitos -todos relacionados con resistencia a la detención-, con una pena máxima prevista de 10 años. García admite las faltas y niega haber cometido los delitos.

Pero lo peor es que, tal y como han diagnosticado los psiquiatras, el patrón presenta un cuadro psicótico muy agudo.

Con estos antecedentes se presentaron en Madrid los padres de García y el patrón mayor de Isla Cristina, Mariano García. Le pidieron a Palacio que intercediera por cuestiones "humanitarias".

La ministra se mostró receptiva, pero fue tras la entrevista en Oporto con su homólogo Antonio Martins da Cruz, cuando percibió la totalidad de la gravedad de la situación de García. Sin llegar a prometer nada, le prometió a la familia que tendría noticias para ellos en dos o tres días.

Ignorancia de Arias Cañete

Por su parte, el ministro de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, mostró en Cádiz su absoluto desconocimiento del tema. Así, Arias Cañete aseguró que en Portugal le habían dicho que García estaba acusado de "cuatro o cinco delitos" -son tres- y que no tenía licencia en regla en España, algo que desmintió de inmediato el patrón mayor de los pescadores de Isla Cristina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003