Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Juntas de Vizcaya eligen a la primera presidenta de su historia

La peneuvista Ana Madariaga es desde ayer la primera mujer que preside las Juntas Generales de Vizcaya en su historia. Miembros de la izquierda abertzale intentaron boicotear la sesión constituyente del Legislativo provincial, pero la Ertzaintza impidió primero su acceso a la Casa de Juntas de Gernika y luego desalojó a dos ex junteros de la antigua EH cuando empezaban las votaciones.

Madariaga recibió el voto de los 27 junteros de la coalición PNV-EA, mientras que los diez representantes del PP respaldaron a su candidata, Nerea Llanos, y los 11 del PSE y los tres de IU votaron en blanco.La proclamación de la nueva presidenta, diputada foral de Cultura en la pasada legislatura , fue aplaudida por los miembros de los cuatro grupos junteros vizcaínos. Anteriormente también había sido ovacionado el presidente saliente, Aitor Esteban (PNV), que ha ocupado el cargo los últimos ochos años, y abandonó su puesto visiblemente emocionado.

Le elección de los demñas cimponentes de la Mesa de las Juntas respondió a lo esperado. El vicepresidente primero es José Ramón López Larrinaga (EA), de 29 años, que accede por primera a las Juntas, y el segundo, Melchor Gil (PSE); la secretaría primera recae en Nekane Alonso (PNV) y la segunda en Nerea Llanos (PP). En la elección de estos cuatro cargos, hubo un acuerdo de populares y socialistas de votar recíprocamente a Gil y Llanos. De esta manera, sólo IU -que tiene tres representantes del total de 51- se queda sin formar parte de la Mesa de las Juntas.

El único incidente ocurrió al inicio de la sesión, cuando los junteros de EH en la anterior legislatura Maite Barreña y Julen Aginako esgrimieron fotografías de los cuatro candidatos de AuB que, según su valoración, debían de tener escaños en función de los votos nulos obtenidos. El todavía presidente Aitor Esteban les conminó a desalojar la sala, pero no lo hicieron hasta que acudieron dos ertzainas. Entonces salieron sin que los agentes tuvieran que adoptar ninguna medida coercitiva. El martes habrá otro pleno de trámite y se espera que la investidura del nuevo diputado general, el peneuvista José Luis Bilbao, se celebre 30 de junio.

PP y PSE, contra el pacto de Bilbao

Las dos formaciones que quedan en la la oposición en Bilbao, PP y PSE, criticaron ayer con dureza el pacto de gobierno suscrito por PNV-EA e Izquierda Unida. Ambos coincidieron en que el nuevo equipo intentará que la izquierda abertzale esté representada en el consistorio.

"Creemos que están buscando entre los tres fórmulas para dar voz y protagonismo en los consejos de distrito [los barrios] a los herederos de la formación Batasuna, a los herederos de ETA", manifestó ayer Antonio Basagoiti, portavoz del PP en la capital vizcaína. "¿Van a dar representación a algún partido político que no ha conseguido los sufragios necesarios para tener representación en alguno de los distritos?", se preguntó el socialista Dimas Sañudo. "Eso es suplantar la voluntad popular y cometer fraude electoral", opinó. Basagoiti consideró que el acuerdo "no aporta nada" a la lucha contra el terrorismo y añadió que IU se ha puesto "al servicio de los intereses del PNV", en lo que calificó de "juego desleal".

El concejal del PP calificó de "paradójico" que gobiernen en Bilbao los partidos políticos que no llevan escolta y cuya política ha sido de "sumisión hacia el brazo político de ETA".

Dimas Sañudo censuró el anuncio de que EA vaya a formar grupo propio y advirtió que acudirá a los tribunales si pretende representación en los organismos municipales. "Es un golpe de Estado a la democracia, porque las listas son cerradas y el número de sufragios, indivisible". La portavoz de IU, Julia Madrazo, replicó a ambos sus críticas, que son fruto de "sus prejuicios y rencores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de junio de 2003

Más información