Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cardenal pasa a Anticorrupción la causa del PP contra el PSOE de Calvià

El fiscal jefe de Baleares, Bartolomé Barceló, divulgó ayer que las siete causas abiertas en juzgados de Palma contra la alcaldesa de Calvià (Mallorca), Margarita Nájera, del PSOE -en su mayor parte basadas en querellas impulsadas por el PP-, han pasado a ser competencia de la Fiscalía Anticorrupción. El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, ha decidido concentrar la investigación ahora dispersa, que tendrá un solo fiscal a su cargo.

En denuncias ante el fiscal Barceló y en los juzgados de Palma, el PP de Calvià ha formulado contra Nájera acusaciones por supuestos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad documental y tráfico de influencias. La última denuncia fue por un supuesto delito electoral y presunta malversación tras un acto festivo al comienzo de la campaña municipal, que costaba medio millón de euros.

El grueso de las imputaciones cuestiona la concesión de licencias; la compra familiar de un chalé que el PP vincula a una renovación de una adjudicación municipal y los contratos reiterados de asesoramiento a la empresa Estrategia Local. También hay una denuncia sobre supuesto trato de favor en una obra dirigida por una hermana de Nájera que es arquitecto. El PP ha investigado las actividades profesionales del ex marido de la alcaldesa.

El PP centró su campaña política en atacar al PSOE y a su líder local de Calvià, el segundo municipio de Mallorca, con 45.000 habitantes, regido desde 1983 por el PSOE. Nájera, alcaldesa desde hace 12 años, perdió las elecciones por escaso margen de votos ante el PP, que logró 10 concejalías frente a las nueve del PSOE y dos de Unió Mallorquina (UM). Pendientes de las negociaciones finales, UM probablemente dará la alcaldía al PP pese a que los socialistas le han ofrecido el cargo de primer edil.

"Nos sorprende el momento en que se ha hecho pública la decisión", comunicó un portavoz municipal de Nájera, que observa que "en ningún caso significa una presunción de delito de corrupción" y recuerda que los fiscales Cardenal y Barceló fueron "nombrados por el Gobierno del PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003