Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAGEDIA FERROVIARIA EN ALBACETE

Renfe señala que el jefe de Circulación avisó del peligro cuando se estaba produciendo el choque

La llamada de alerta del factor de Chinchilla se hizo en el mismo minuto del accidente

La caja negra del tren Talgo que colisionó frontalmente el pasado martes con un mercancías precisa la hora del choque: las 21.41. En ese mismo momento, el puesto de mando de Fuente de San Luis (Valencia) recoge una llamada del jefe de Circulación de la estación de Chinchilla, de donde había salido el Talgo, avisando del peligro, según ha explicado Renfe a este periódico. Con esta coincidencia horaria es imposible evitar el accidente. Comisiones Obreras mantiene que la responsabilidad del choque está en el fallo de las comunicaciones de los puestos de mando de Renfe con los maquinistas.

"El momento en que se produjo la primera llamada del jefe de Circulación de Chinchilla al puesto de mando coincide lamentablemente con el momento en que se produjo el accidente", explica Renfe.

La compañía ferroviaria ha realizado una simulación por ordenador con los datos de que dispone para conocer el tiempo transcurrido desde que el tren Talgo reinicia la marcha desde la estación de Chinchilla hasta que colisiona con el mercancías, que arrastraba 28 contenedores. El Talgo tardó en recorrer esa distancia, un poco menos de 1.700 metros, 1 minuto y 21 segundos, "que fue el tiempo que tardó en reaccionar el jefe de Circulación de la estación de Chinchilla", explica Renfe.

La compañía ferroviaria niega la versión de Comisiones Obreras respecto a que la tragedia se podría haber evitado si los sistemas de comunicación con el Talgo hubieran funcionado. "El Reglamento General de Circulación (RGC) es taxativo en las dos condiciones que se deben cumplir para que un tren inicie la marcha en un tramo dotado con bloque telefónico: señal abierta (en verde) y postura de orden de salida. La primera condición está comprobada e incluso confirmada por el propio jefe de Circulación. Nunca debió suceder, ya que puso la señal abierta [en verde] cuando el cantón [distancia entre estaciones] estaba ocupado por el tren de mercancías. El accidente se habría evitado si se hubiera cumplido estrictamente el Reglamento General de Circulación.

El factor humano

El sindicato Comisiones Obreras mantiene que si en el tramo que va de Chinchilla a la próxima estación, Navajuelos, hubiera estado en funcionamiento un sistema técnico no dependiente del factor humano, como existen en los tramos ferroviarios anteriores, no se hubiera producido el choque.

A esta afirmación, la compañía ferroviaria replica que los sistemas de regulación del tráfico de las distintas líneas están adaptados al volumen de circulaciones y a las características de la infraestructura.

De esta manera, en la línea Chinchilla-Murcia, en la que ocurrió el choque, circulan una media de 101 trenes cada semana, cuando en las líneas de bloqueo automático circulan 394 trenes por semana.

Renfe mantiene que todos los sistemas de bloqueo [el telefónico que activa el jefe de Circulación y el automático] son "seguros por definición". "Pero el estricto cumplimiento del Reglamento General de Circulación, como lo es el Código de Circulación en carretera, es el que garantiza que no existan accidentes y el que ha hecho posible que el tren sea un medio de transporte seguro, no la existencia de uno u otro sistema de regulación".

Renfe también ha negado otra afirmación de Comisiones Obreras en la que sostenía que existe un sistema de comunicación tierra-tren que permitía establecer contacto con el maquinista del Talgo accidentado. "Esto también es falso", asegura Renfe, "dado que no podía comunicar con el tren a través del sistema tren-tierra, puesto que en ese tramo no existe esa tecnología".

La compañía acepta esta carencia pero indica a continuación que adjudicó el pasado 8 de mayo las obras de los nuevos sistemas de comunicaciones para esta línea Chinchilla-Cartagena, por 30 millones de euros.

Renfe también contesta a las informaciones que indicaban que se produjo un cambio de turno entre los maquinistas que debían conducir el Talgo a Cartagena, de manera que cuando el puesto de mando de Valencia llamó al móvil del maquinista, contestó el conductor al que correspondía dar el relevo en Murcia. "No se produjo ningún cambio de maquinistas. El que conducía el Talgo era el titular, tal y como estaba previsto", señaló Renfe.

Red obsoleta

Por otra parte, la Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar de UGT señaló ayer que parte de la red ferroviaria española está "manifiestamente obsoleta", debido a la falta de inversión, pero subrayó que eso no significa que sea insegura, informa Efe.

UGT insistió en que sólo la investigación de los especialistas aportará las respuestas, por lo que pidió que se eviten "especulaciones que no benefician a nadie".

Esta central sindical opinó que el transporte ferroviario español es seguro, pese a que parte de la red funcione con sistemas antiguos, lo que hace necesario, a su juicio, un mayor esfuerzo inversor en la modernización y mantenimiento de la red convencional, para garantizar la seguridad de los usuarios y los trabajadores.

Sin embargo, UGT reseñó que los accidentes ferroviarios que han ocurrido durante los últimos meses "no pueden ser fruto de las casualidades" y, a su juicio, dejan claro que "algo está pasando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003