_
_
_
_
_

El Clínico, único hospital con el máximo certificado de calidad medioambiental

El hospital Clínico San Carlos obtuvo ayer el certificado europeo EMAS, que le distingue por la política medioambiental que desarrolla tanto al destruir sus residuos como en las compras que realiza y en los usos energéticos que practica. Ayer, Día Mundial del Medio Ambiente, el Clínico se convirtió en el primer centro sanitario de España que recibe esta distinción y en la primera empresa de servicios públicos que lo obtiene. El certificado permite al Clínico ser hospital de referencia para la candidatura de los Juegos de 2012, en los que se aplicarán las normas medioambientales más exigentes.

El hospital Clínico obtuvo ayer la certificación de calidad EMAS tras cuatro años de trabajo a través de tres áreas: el Servicio de Gestión Medioambiental, el Aula de Educación Medioambiental y un Sistema de Gestión Medioambiental, con el asesoramiento en todo el proyecto del Servicio de Medicina Preventiva.

Durante todo este tiempo, los 5.500 profesionales del Clínico han puesto en marcha un programa para reducir los residuos y eliminarlos de la manera medioambiental más exigente. En los cinco últimos años, por ejemplo, el centro sanitario ha disminuido en un 50% los residuos biosanitarios con carga microbiológica, que en la actualidad suponen unos 113.000 kilos anuales. De igual manera se ha realizado un plan integrador de residuos para los productos empleados en medicina nuclear, que suponen el 10% de total de los que producen en el centro sanitario madrileño. Y, de acuerdo con la gerencia del hospital, ha decrecido la compra de sustancias contaminantes como el cianuro para el recuento de hematíes, sustituyendo éste por otros productos menos contaminantes.

6.000 tubos

Manuel Carmona, responsable del Servicio de Gestión Medioambiental del Hospital Clínico San Carlos, explicó ayer que la política que sigue el centro es transversal, es decir, que afecta a varios departamentos: "Tenemos desde un programa para enviar los 6.000 tubos fluorescentes que se utilizan al año en el hospital, que los mandamos a una planta de recuperación, hasta otro para deshacernos de los productos que se usan en el departamento de oncología, que por su alta toxicidad deben ser destruidos a 1.200 grados. Los productos de oncología los enviamos a un centro especializado en Bayona (Francia)".

El Servicio de Gestión Medioambiental del hospital Clínico también participa en la selección de todos los materiales que se compran, de forma que éstos sigan los criterios ecológicos más exigentes. "Además, intentamos educar en este sentido a los 5.500 empleados que trabajan en el centro a través de aulas especializadas que se organizan en el hospital", señala Carmona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El hospital Clínico San Carlos dispone de 1.100 camas y está considerado como uno de los grandes de la región. "El segundo paso de nuestra política medioambiental va encaminado a concienciar tanto a los pacientes como a los familiares que les acompañan en sus estancias en el centro", agrega Carmona. "Ahora estamos trabajando en realizar un uso racionalizado del agua y de otras energías y, además, en que todo el papel que se use en el centro sea reciclado".

El Clínico es el primer hospital de España que obtiene este certificado EMAS, distinción a la que aspira otro centro en Huelva. En la Comunidad de Madrid, según los datos facilitados por la Dirección General de Promoción y Disciplina Ambiental, que concede estas certificaciones, hay 27 empresas que gozan de esta categoría de excelencia ecológica. Una de las últimas en ganarse esta condición fue Casvega, la empresa embotelladora de Coca-Cola.

La certificación EMAS del hospital Clínico es la primera que obtiene una empresa pública en la región. "En los próximos días vamos a invitar a los gerentes de todos los hospitales madrileños para que conozcan la política medioambiental que nos ha llevado a obtener este reconocimiento", explica Carmona.

Centro de referencia

La condición de hospital con certificado EMAS convierte a este centro sanitario en referente para las aspiraciones olímpicas de la oficina Madrid 2012 que, como anunció Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde electo, seguirá los criterios "medioambientales más exigentes".

La certificación europea EMAS se creó en el año 1993 y fue reformada en 2001. El hospital Clínico la ha obtenido por sus resultados al identificar los aspectos medioambientales derivados de la actividad sanitaria, docente e investigadora del centro sanitario, establecer objetivos y metas de mejora medioambientales, definir procedimientos de control, medición y seguimiento de los residuos que generan sus instalaciones y de sensibilizar a las partes implicadas. Estas acciones que realiza el hospital madrileño son revisadas periódicamente mediante el desarrollo de auditorías internas y externas por organismos autorizados.

La Asamblea de Madrid, tras un acuerdo adoptado por la mesa de la Cámara, ha anunciado que trabajará para obtener lo antes posible esta certificación medioambiental. También intentan recibir EMAS la red de Centros de Educación Ambiental, por la que pasan 250.000 personas al año.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_