43 ancianos han muerto en sus casas en soledad desde enero

En Madrid viven sin compañía en sus hogares más de 130.000 jubilados

Ya son 43 los ancianos que han muerto en soledad en la capital desde enero. Y lo peor está aún por llegar. El calor de julio y agosto suele disparar el número de estos fallecimientos. El año pasado fueron 69 los jubilados que murieron en soledad en sus hogares. A principios de año, Ayuntamiento y Comunidad pusieron en marcha un plan llamado Madrid acompaña, destinado a aumentar, en tres años, en 45.000 el número de ancianos con servicio de teleasistencia. Pero IU exige medidas urgentes.

Más información

En Madrid viven 132.595 personas mayores de 64 años en la más absoluta soledad. De ellas, unas 50.000 han superado los 80 años. Pero, aparte de la soledad, ahora les acecha otro de sus peores enemigos: el calor. Durante los meses de julio y agosto, el número de hallazgos de ancianos muertos en soledad en sus domicilios se dispara.

En enero de este año eran sólo 13.000 los mayores que contaban con servicio de teleasistencia en la capital. Ese mismo mes, Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, ambas instituciones gobernadas por el PP, pusieron en marcha el plan Madrid

acompaña, destinado a incrementar este número en 45.000 en tres años y contratar, en el mismo periodo de tiempo, a 45 trabajadores sociales que acudieran al domicilio de los mayores para conocer sus necesidades. El plan prevé que, a finales de 2005, el 80% de los octogenarios cuente con este servicio.

Para Inés Sabanés, concejal electa de Izquierda Unida, es necesaria una actuación más rápida. La portavoz de IU en el Ayuntamiento aseguró ayer que en el primer pleno, tras el convocado el próximo día 14 para la constitución del nuevo Consistorio, exigirá un "plan de urgencia para atender a los ancianos que viven en soledad, ya que estas situaciones dramáticas se agudizan más en verano".

El proyecto que quiere Sabanés tendría un presupuesto de 10 millones de euros y se concretaría en "la elaboración de un mapa para conocer dónde viven los ancianos, la asignación de 21 nuevos trabajadores sociales, uno por distrito, en programas de visita a domicilio y el incremento del servicio de teleasistencia", entre otras medidas.

El plan Madrid acompaña supone la inversión de 9,6 millones de euros en tres años. Para 2003, tanto la Comunidad como el Ayuntamiento comprometieron 3,5 millones en previsión de que el resultado de las elecciones municipales y autonómicas pudiera paralizar el proyecto. También para 2003, en este plan se preveía la contratación de 32 trabajadores sociales.

Reacios

Sin embargo, los ancianos son reacios a apostar por este sistema. Una de las causas que más les retraen es el hecho de que deban dejar una copia de las llaves de su casa a la empresa que gestiona el servicio para que puedan entrar en sus domicilios en caso de emergencia. Es un hecho conocido por la Consejería de Asuntos Sociales. Fuentes de esta consejería aseguraron, al presentar el plan a principios de año, que flexibilizarían esta exigencia de modo que los mayores que solicitaran este servicio pudieran dejar las llaves en casa de algún familiar o vecino que les ofreciera confianza.

Para conseguir que los mayores no tengan prevención ante este programa, el plan Madrid acompaña suponía en su primer paso escribir a los 132.595 mayores que viven solos en la capital para informarles de cómo funciona el sistema de telealarma. La consejera de Servicios Sociales, Pilar Martínez, aseguró ayer que este plan fue redactado por técnicos tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento, pero que "su ejecución depende del Consistorio". Según Martínez, la Comunidad simplemente aportó sus ideas para la elaboración del programa y el 65% del presupuesto para llevarlo a cabo.

Por su parte, fuentes del Ayuntamiento afirmaron ayer que el número de ancianos que disponen del servicio de telealarma está "en torno a los 13.000". El mismo número, aproximadamente, que el año pasado. El futuro alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, incluyó en su programa electoral 45.000 nuevos servicios de teleasistencia gratuitos en los próximos tres años.

Ana Botella, futura concejal de Servicios Sociales, tendrá que llevar a cabo este plan y el resto de promesas que en esta materia prometió el Partido Popular. Deberá triplicar el número de plazas en centros de día para personas mayores, así como crear 42 nuevos centros distribuidos en los 21 distritos de Madrid, desarrollando programas específicos para personas con enfermedad de Alzheimer.

En el programa electoral del Partido Popular se asegura también que se pondrá en marcha un plan para personas mayores que vivan solas que incluya la elaboración de un censo de usuarios de servicio de teleasistencia y el fomento del voluntariado para acompañar a personas que viven solas.

En definitiva, "garantizar el cuidado continuo" de las personas mayores que viven en soledad en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50