_
_
_
_
_
Reportaje:LA INMIGRACIÓN EN LA ESCUELA

Aulas multiculturales

Los centros educativos con más del 30% del alumnado inmigrante están situados en los barrios más desfavorecidos

Una parte del informe del Defensor del Pueblo sobre la situación educativa de los inmigrantes en España se basa en una encuesta a la que respondieron 1.270 alumnos inmigrantes y 10.936 autóctonos. El cuestionario se realizó en 181 centros de educación primaria y secundaria, públicos y concertados, de las comunidades con mayor presencia de inmigrantes: Madrid, Cataluña, Andalucía, Valencia y Murcia. Entre las conclusiones más relevantes del informe destacan las siguientes:

- Los padres inmigrantes. Tanto los padres como las madres de los alumnos inmigrantes procedentes de Latinoamérica y Europa del Este tienen un nivel de estudios superior al de los padres autóctonos del resto de los niños del mismo colegio. A pesar de ello, los inmigrantes tienen trabajos de menor cualificación y, por tanto, peor remunerados. Esa situación influye desfavorablemente en el resultado escolar de sus hijos porque los recursos culturales a los que los niños tienen acceso -ordenadores, libros, periódicos- son más escasos que los de sus compañeros. Entre los autóctonos un 71% afirma tener al menos un ordenador en casa, porcentaje que cae al 36% en las familias inmigrantes, y al 27% si estos proceden de África. Africanos y asiáticos tienen un nivel de estudios inferior a los padres autóctonos.

El rendimiento de un centro baja cuando los alumnos inmigrantes superan el 30%
Más información
Los centros públicos acogen el doble de extranjeros que los concertados y privados

- Centros de clase baja. El contexto sociocultural en que se desenvuelven los alumnos influye poderosamente en sus resultados académicos. El estudio del Defensor plantea la hipótesis de que al menos algunos de los problemas que surgen en estos centros no tienen su origen en la presencia de inmigrantes, sino en el ambiente en el que viven y estudian. Para reforzar este planteamiento el informe del Defensor del Pueblo añade un dato: en España los centros que tienen más de un 30% de alumnos inmigrantes matriculados están en barrios socioculturalmente bajos. Todo ello multiplica las necesidades que deben atender los profesores.

- Peores notas. Los resultados académicos de los alumnos inmigrantes son inferiores a los que obtienen los autóctonos. El retraso se produce en la mayor parte de los niveles educativos pero el problema aumenta notablemente en los tres últimos cursos de la enseñanza obligatoria, 2º, 3º y 4º de ESO. El dominio de la lengua en la que deben estudiar es fundamental para paliar este extremo, algo que se pone de manifiesto al comprobar cómo los alumnos de origen africano tienen más problemas que los latinoamericanos o los de Europa del Este. En cualquier caso, los docentes afirman que la lengua siempre es la materia que los alumnos consideran más difícil.

- Mezcla de alumnos. La mayoría de profesores entrevistados para elaborar este informe opinan que la presencia en las aulas de estudiantes inmigrantes no afecta al rendimiento académico del grupo. Ahora bien, cuando el porcentaje de inmigrantes matriculados en un solo centro supera el 30%, más de la mitad de los docentes consultados considera que el rendimiento de los estudiantes disminuye considerablemente. Y a esa circunstancia, contra la que batallan los profesores a diario, hay que añadir que más del 90% de los centros con alta presencia de inmigrantes pertenecen a un contexto sociocultural bajo.

- Convivencia en el colegio. El estudio quiere desmontar en primer lugar la sospecha "escasamente fundamentada", de que en los centros educativos existe un clima de convivencia prácticamente insostenible. La mayor parte de los alumnos autóctonos, el 66%, considera que en su colegio existen bastantes normas de organización y convivencia. Un 65% de los alumnos inmigrantes opina lo mismo.

A los estudiantes también se les preguntó si sus compañeros eran amables y si se portaban bien con ellos. El 47% respondió que sí entre los alumnos autóctonos, pero un 18% de éstos y un 21% de los inmigrantes contestó que sus compañeros eran "nada" o "poco amables", un dato para la preocupación.

Cabe destacar además que los chicos escolarizados en centros con más del 30% de alumnado inmigrante tienen opiniones más positivas que los que conviven en las aulas con menos extranjeros.

- Agresiones. Más de la mitad de los alumnos encuestados, tanto autóctonos como inmigrantes, respondieron que las agresiones y los conflictos en su centros eran "poco o nada frecuentes", la respuesta más leve de las cinco planteadas en el cuestionario.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_