Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush planea reunirse con Sharon y Abu Mazen a principios de junio en Egipto o Suiza

El Gobierno israelí, muy dividido, decide hoy sobre la aprobación de la Hoja de Ruta

Aunque todavía no hay confirmación oficial, el presidente de EE UU, George W. Bush, podría celebrar a principios de junio una cumbre trilateral con el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y su homólogo palestino, Abu Mazen. Ambos se entrevistarán previamente si Sharon consigue que su Gobierno acepte hoy la Hoja de Ruta, cuya aplicación viene a impulsar el titular de Exteriores francés, Dominique de Villepin. El plan de paz del Cuarteto (EE UU, UE, Rusia y la ONU) podría provocar la dimisión de algún ministro de la extrema derecha israelí.

A pesar de que no haya todavía una fecha, fuentes diplomáticas de EE UU anunciaron la posibilidad de que Bush se reúna en breve con Sharon y Abu Mazen, ya sea en Ginebra (Suiza) o en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij. El propio Bush confirmó ayer sus intenciones de celebrar una cumbre con israelíes y palestinos, siempre y cuando "les ayude a avanzar hacia dos Estados que vivan juntos y en paz", dijo Bush ante un grupo de periodistas en su rancho de Crawford (Tejas).

El anuncio fue bien recibido por la oficina del primer ministro israelí, que a su vez adelantó la posibilidad de que Sharon y Abu Mazen se vuelvan a encontrar por segunda vez la semana que viene, acompañados de sus respectivos equipos. Para ello, Sharon tendrá que ser capaz de convencer hoy a su Gabinete de que el compromiso expresado por la Administración Bush de que tendrá en cuenta sus reservas a la Hoja de Ruta -el plan en tres fases que contempla la creación de un Estado palestino para finales de 2005- constituye un verdadero aval, que garantiza que su aplicación no dañará los intereses israelíes.

La sesión del consejo de ministros de hoy se presenta polémica y difícil, una vez que los miembros de los ultraderechistas Partido Nacional Religioso y Partido de Unidad Nacional han asegurado que votarán en contra y han dado a entender que podrían presentar su dimisión. Además de éstos, otros ministros del Likud, como Uzi Landau, expresaron ayer su voluntad de oponerse. Por su parte, el titular de Justicia y líder del partido anticlerical Shinui, Yosef Lapid, declaró ayer que "habrá argumentos en contra, pero al final la Hoja de Ruta será aceptada".

El ministro palestino de Información, Nabil Amro, dijo que la aceptación oficial del plan por parte del Gobierno israelí supone "un paso en la dirección correcta", a diferencia del recién dimitido titular de Negociaciones, Saeb Erakat, quien advirtió que "cualquier enmienda en su aplicación puede causar efectos devastadores". Precisamente para impulsar la aplicación de la Hoja de Ruta llega hoy a Jerusalén el ministro francés de Exteriores, Dominique de Villepin, quien se entrevistará con su colega israelí, Silvan Shalom. Al igual que le ocurriera recientemente al representante de la política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, De Villepin no será recibido por Sharon, tras anunciar que se reunirá con el presidente palestino, Yasir Arafat.

Tal como ha hecho en sucesivas ocasiones a lo largo de este último año, el Ejército israelí cercó e impuso el toque de queda en el área autónoma de Tulkarem, situada en el noroeste de Cisjordania. Haciendo uso de unos 50 carros de combate y vehículos blindados, las tropas israelíes realizaron registros casa por casa y practicaron varias detenciones. Entre ellas, las de dos miembros de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, un agente del servicio de espionaje militar palestino y dos pacifistas estadounidenses del Movimiento de Solidaridad Internacional, que podrían ser deportados. En la franja de Gaza, los soldados mataron a tiros a Hamdi Abu Hussa, de 20 años, que era deficiente mental. Se desconocen las causas que rodearon al incidente, aunque el joven iba desarmado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2003