Reportaje:ELECCIONES 25M | El futuro urbanístico

Pasen, en Sevilla hay suelo

El PGOU prevé terrenos para construir más de 50.000 viviendas al margen de Tablada

La Delegación de Urbanismo de Sevilla es la joya de la corona del Ayuntamiento. Los pactos de gobiernos de los últimos 12 años han estado condicionados por quién se quedaba al mando de esta concejalía. Y en todos los casos el PA se ha beneficiado de su papel de llave de la gobernabilidad para exigir hacerse cargo de Urbanismo. Hasta el punto de que la negativa de Soledad Becerril a ceder de nuevo a los andalucistas esta delegación frustró tras las elecciones de 1999 la reedición del pacto entre el Partido Andalucista y el Partido Popular.

La campaña electoral para los comicios del próximo domingo está teniendo también en el urbanismo el principal tema de debate. Entre las tareas de la nueva Corporación estará la culminación y aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), así como la decisión definitiva sobre el futuro de Tablada, la mayor bolsa de suelo virgen de la ciudad, lo que hace que todos los partidos reconozcan que la gestión urbanística de los próximos cuatro años va a ser fundamental para determinar la futura fisionomía de Sevilla.

Se calcula que antes del año 2016 harán falta 50.000 nuevas viviendas
El avance del PGOU reserva casas para acoger hasta 189.544 habitantes más que hoy

Más información

Según el alcalde, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, un gobierno encabezado por PP y PA supondría una "involución" hacia los tiempos del "urbanismo bajo sospecha" que, en su opinión, marcaron los dos últimos años de la anterior coalición entre andalucistas y populares (1998 y1999).

Izquierda Unida, por su parte, pidió el pasado lunes un "pacto social y político" para frenar la especulación y denunció una de las últimas operaciones aprobadas, ya en plena campaña, por la Gerencia de Urbanismo: 9.262 metros cuadrados de suelo industrial recalificados como residencial para construir 250 pisos en una torre de 15 plantas.

Tanto PSOE como IU, e incluso el actual delegado de Urbanismo, el andalucista Rafael Carmona, han advertido en reiteradas ocasiones de que en Sevilla hay suelo de sobra para construir viviendas y que no hacen falta más recalificaciones. El documento de avance del nuevo PGOU prevé ya suelos para albergar hasta 69.734 nuevas viviendas antes de 2016, que es el año de caducidad marcado para el futuro plan general.

Los redactores del plan urbanístico sostienen que esta propuesta satisface de sobra las necesidades de la ciudad, que, según los estudios que recoge la Memoria de Información del nuevo PGOU, rondaría las 36.000 para el año 2012 y las 50.000 para 2016. La propuesta residencial del avance tiene por tanto un margen de maniobra de 19.734 viviendas con respecto a las necesidades detectadas.

La Gerencia de Urbanismo ha firmado ya convenios con la mayoría de los propietarios actuales de los suelos sobre los que se asentarán esas nuevas casas. Y el PGOU ubica ya sobre el mapa de Sevilla esos terrenos y, en la mayoría de los casos, el número máximo de viviendas previstas en cada parcela.

Casi 20.000 de las nuevas casas se ubicarán en suelo calificado como urbano, es decir, áreas ya dotadas de acceso rodado, abastecimiento de agua, evacuación de aguas residuales y suministro de energía eléctrica.

Otras 10.000 viviendas se levantarán sobre suelo urbanizable transitorio, aquel clasificados como suelo urbano por el PGOU vigente (el de 1987), que cuenten ya con un plan parcial aprobado y hayan iniciado su ejecución, pero que no cuentan aún con las infraestructuras exigidas para ser considerado. El resto, alrededor de 40.000 casas, se asentaran en suelos susceptibles de ser urbanizables, terrenos no transformados, pero que reúnen condiciones para incorporarse al proceso urbanístico del nuevo plan y que durante el proceso de aprobación del PGOU pueden adoptar la clasificación de suelo urbanizable.

Si se compara esta oferta con el total de la población previsible de Sevilla en 2016 (que de acuerdo con los estudios demográficos habrá bajado de los 704.114 habitantes del censo de 2003 a alrededor de 672.765) el ratio de viviendas por habitantes pasa de las 0,411 actuales a 0,536, una cifra similar a la de otras ciudades españolas cabecera de áreas metropolitanas.

El PGOU ha previsto ya hasta el tamaño y las personas que vivirán en esas nuevas casas. Según los estudios que recogen los redactores del plan, el 42% de los hogares sevillanos están actualmente habitados por una o dos personas; el 49,10% por tres; y el 8,9% por cuatro o más.

La tendencia de la composición de hogares es a descender, por lo que de esas casi 70.000 viviendas que se podrían construir en Sevilla hasta 2016, el avance prevé que 29.288 sean para dos personas, 34.239, para tres; y 6.207, para cuatro. Si se cumple esta composición de lugar, Sevilla podría albergar en 2016 a 189.544 nuevos habitantes, a pesar de que los estudios demográficos estiman que, para entonces, la ciudad tendrá alrededor de 31. 000 vecinos menos que hoy.

¿Hace falta irse a vivir a la dehesa?

La dehesa de Tablada está considerada la mayor bolsa de suelo virgen de la ciudad. El avance del PGOU, aprobado con el voto a favor de PSOE, PA e IU y la abstención del PP, prevé convertirla en la principal zona verde de la Sevilla del futuro, un gran parque con equipamiento público, pero sin viviendas.

Los ocho grupos inmobiliarios que compraron en 2001 las 356,8 hectáreas del antiguo aeródromo militar se resisten, sin embargo, a abandonar su idea de levantar allí una nueva ciudad con 15.000 viviendas y 30.000 habitantes que, aseguran, está llamada a ser "el motor" de Sevilla.

Sumadas a las más de 69.000 para las que el PGOU ya ha buscado sitio, darían un total de 84.000 nuevas casas. Los estudios elaborados por los redactores del plan general estiman en un máximo de 36.000 las necesidades de viviendas para el año 2012 y en 50.000, para 2016.

En las casas ya previstas en el plan general podrían vivir casi 190.000 personas más de las que hoy residen en Sevilla. En la nueva ciudad de Tablada, cabrían otros 30.000 vecinos. Pero los estudios demográficos, sin embargo, prevén que para entonces la ciudad tendrá alrededor de 31.000 habitantes menos que hoy.

Hasta el momento, sólo el candidato del PP a la alcaldía, Jaime Raynaud, se ha atrevido a reconocer que, en su opinión, en Tablada debería reservarse espacio para usos residenciales. Los aspirantes de PSOE, PA e IU afirman rotundamente que Sevilla sólo necesita a Tablada como pulmón verde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50