Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez libera a otros dos detenidos acusados de vínculos con Al Qaeda

Pertenecen a la supuesta red en la que Aznar justificó su apoyo a Bush

El juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco dejó ayer en libertad bajo fianza de 600 euros a Mohamed Tahraoui y Bard Eddin Ferdji, los dos últimos de los 16 detenidos el pasado 25 de enero en Cataluña por su presunta vinculación con la organización terrorista Al Qaeda, que dirige Osama Bin Laden. El presidente Aznar justificó su apoyo a la política de Bush en Irak, entre otras cosas, en la existencia de esta supuesta red terrorista.

Finalmente, tras casi cuatro meses en prisión preventiva, los dos últimos detenidos en la denominada Operación Lago, en la que intervinieron 150 agentes de información, de los GEO y de los Tedax, quedaron en libertad bajo una fianza que no se puede calificar de cuantiosa.

Atrás quedaron los 24 detenidos iniciales y los 12 registros en las provincias de Barcelona y Girona, en los que fueron incautadas diversas sustancias potencialmente peligrosas y que finalmente resultaron ser inocuas.

El juez Ruiz Polanco, en los autos dictados ayer, accedió a la libertad bajo fianza de 600 euros de los dos únicos imputados que quedaban en prisión preventiva, "en atención al tiempo de prisión sufrida por los inculpados y el resultado de las investigaciones policiales desarrolladas, así como la ausencia de toda respuesta a los términos de la Comisión Rogatoria remitida a las autoridades de Francia el pasado 14 de abril". El magistrado concluye que la medida de prisión preventiva es innecesaria y que puede ser sustituida por otras medidas cautelares, como la imposición de una fianza de 600 euros.

Las pesquisas de este caso se iniciaron en España a instancias del juez francés Jean-Louis Brugiere, quien reclamó colaboración a su colega Ruiz Polanco tras las declaraciones de una serie de detenidos en Francia, presuntamente vinculados a Al Qaeda, que tenían un plan para atentar contra la catedral de Estrasburgo (Francia) en diciembre de 2000.

Ni ricina ni ántrax

Todos los detenidos en España negaron su vinculación con Al Qaeda y las pruebas contra ellos se han revelado inconsistentes. Los informes elaborados por el laboratorio de La Marañosa, dependiente de Defensa, arrojaron resultados negativos sobre la peligrosidad de las sustancias que les fueron incautadas a los detenidos. Incluso se trajo un reactivo desde Estados Unidos para descartar que una de las citadas sustancias pudiera tratarse de ricina. Y ello, a pesar de que el detenido al que le fue incautada la sustancia dijo que se trataba de detergente.

Sin embargo, el presidente del Gobierno, José María Aznar, justificó -primero en A Coruña y posteriormente en el Congreso de los Diputados- su apoyo a la política intervencionista del presidente George W. Bush en Irak precisamente en la existencia de esta supuesta red terrorista vinculada a Al Qaeda.

En una de las conferencias de prensa que se celebran después del Consejo de Ministros, Aznar recalcó: "Cuando se habla de garantizar la seguridad no se está hablando de fantasías, sino de realidades". Aznar vinculó la lucha contra el terrorismo con la intervención en Irak, dio un avance de la "importante operación policial" y destacó el riesgo de que grupos terroristas accedan a armas de destrucción masiva.

En marzo, 14 de los 16 detenidos quedaron en libertad; ahora han salido los dos restantes y, según fuentes jurídicas, la causa parece abocada irremediablemente al archivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2003