Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Mamíferos que la ciencia desconoce

Excavaciones en Granada descubren fósiles de animales nunca vistos, con 1,8 millones de años de antigüedad

La segunda campaña de excavaciones paleontológicas en el yacimiento de Fonelas (Granada) ha revelado la presencia en la zona, hace 1,8 millones de años, de especies nunca antes avistadas. Según Alfonso Arribas, director del estudio, de los fósiles encontrados se deduce que han aparecido "mamíferos nuevos para la ciencia, como nuevas especies de tejón, de chacal, de antílopes primitivos o del antepasado del actual buey almizclero".

Otra de las revelaciones ha sido la aparición de una especie que se consideraba extinguida a esas alturas de la historia. Se trata de un primitivo jabalí de río africano, denominado científicamente Potamochoerus. Alfonso Arribas, director de Proyecto, considera que "nunca antes en el planeta se había encontrado una asociación de especies de mamíferos tan singular, por su interesante antigüedad y por su variada procedencia geográfica". José Antonio Esquivel, otro de los participantes en la campaña, describe el yacimiento como "uno de los más amplios y mejor conservados en lo que a variedad y calidad de los fósiles se refiere". En las dos campañas realizadas en Fonelas, en 2001 y 2002, se han encontrado unos 2.000 fósiles de grandes mamíferos en un "extraordinario estado de conservación". Estos restos aparecieron en una superficie de 25 metros cuadrados. La zona en la que los científicos prevén que hay restos es de 800 metros cuadrados, por lo que el número final de fósiles puede ser enorme.

Las excavaciones paleontológicas en la zona (a pocos kilómetros de Guadix) comenzaron en 2001 con muchas expectativas, ya que se encontraron restos de grandes mamíferos que nunca antes habían aparecido en unas latitudes tan sureñas. Se trataba de una jirafa procedente de la zona del Cáucaso y de una hiena parda sudafricana. Tras dos campañas, los resultados han sido la aparición de 20 grandes mamíferos como guepardos gigantes, félinos con colmillos en forma de sable, antepasados del lobo o las nuevas especies ya mencionadas, de las que no había constancia en Europa.

"Esta asociación de Fonelas de fauna tan singular y diversa es nueva en la Península Ibérica e incluso en Europa occidental, por lo que supone de coexistencia de varias especies cuya distribución geográfica y en el tiempo no eran conocidas hasta el momento", comenta Arribas.La acumulación de restos de diferentes especies en una misma zona se debe a que llegaron a ese sitio como carroña que almacenaban y comían las hienas. Hace 1,8 millones de años, la zona de Guadix en la que se desarrollan las investigaciones tenía un gran lago como elemento principal.

Los investigadores de Fonelas están preparando la tercera campaña, de un total de siete previstas. Durante julio, un equipo participará sobre el terreno en los trabajos. Luego, como cada año, será durante el invierno cuando se trabaje en los laboratorios más a fondo sobre los restos estudiados, consolidándolos, datándolos y conservándolos adecuadamente.

En esta tercera campaña, explica José Antonio Esquivel, se realizará "una prospección sistemática de todo el término de Fonelas para localizar y registrar otros posibles yacimientos". Como ayuda han contratado una fotografía de la zona que se hará desde un satélite y que costará más de 30.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 2003