Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | La campaña de la oposición

Llamazares llama "Judas" a Aznar por vender a la ONU "por un puñado de dólares"

Gaspar Llamazares abrió ayer su primera campaña electoral al frente de Izquierda Unida tratando de centrarse en los asuntos que más le interesan, pero sin dejar de entrar a la agenda marcada por el PP. En Aragón, donde estaba ayer, IU sólo quiere hablar del agua. Hasta 14 manifestaciones han hecho los aragoneses contra el trasvase del Ebro, en Madrid, Barcelona, Bruselas. IU fue muy beligerante, promoviendo denuncias contra altos cargos del Gobierno del PP.

"La imposición del PHN es un muestra de que el PP ha dilapidado su herencia centrista", aseguró Llamazares. Y sobre todo, añadió, la evidencia de que el Gobierno, cuando tiene que elegir, se alía con las grandes constructoras, encargadas de hacer las millonarias obras del plan. Un asunto que relacionó con la guerra de Irak, al acusar al presidente Aznar de traicionar a la ONU, "como Judas", "por un puñado de dólares", para que EE UU otorgue parte de la reconstrucción a "las mismas empresas españolas que hicieron el PHN".

Llevar la protesta a las urnas

Precisamente, el punto fuerte de IU en estas elecciones se centrará en tratar de convencer a los millones de personas que han salido a la calle por distintos asuntos -entre ellos el PHN- para que lleven esa protesta hasta las urnas. Por eso la federación se presentó ayer en Aragón como el "garante" de que los gobiernos de izquierda giran hacia la defensa del medio ambiente.

Llamazares también respondió al asunto central de este inicio de campaña: la ilegalización de Batasuna. Recordó al PP que, aunque no quiera asumirlo, "no hay elecciones vascas". Éstas se celebraron en 2001, y lo que hay ahora son unas municipales, por lo que el coordinador general pidió al PP que "no trate de desviar la atención". IU defiende que la ilegalización "no cambia nada" en la situación del País Vasco y sirve sólo para reforzar un "caldo de cultivo electoral que estaba deteriorado".

El optimismo de IU en la campaña se ve incluso en los lugares que elige para sus mítines. Ayer en Zaragoza, donde la federación lucha sólo por tener representación en el ayuntamiento, eligieron un polideportivo grande. No se llenó, pero casi, superando todas las expectativas. En Aragón, IU apoyó al Gobierno del PSOE y el Par, hasta que la concesión a centros privados de las guarderías hizo que rompieran con los socialistas, aunque han apoyado algunos proyectos.

Ésta pretende ser la campaña de la recuperación del orgullo de IU. Llamazares logró los mayores aplausos al principio de su mitin, cuando gritó: "Buenas tardes, rojos y a mucha honra". Entre el público gritaban "y de toda la vida". Los ataques de Aznar, que llegó a decir que temía por sus hijos si Llamazares llegaba a ser ministro, han animado a los militantes. Hartos de que nadie se acordara de ellos, ni siquiera para atacarles, ahora han recuperado el protagonismo, y el optimismo, que Llamazares resumió así: "No pretendemos resistir, sino avanzar y ganar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003