Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA frena un fraude en Internet para recoger datos de sus clientes

Un correo electrónico falso pedía el número de la tarjeta en nombre del banco

Un correo electrónico fraudulento y masivo intentó ayer engañar a los clientes del BBVA para que suministraran a una web sus datos bancarios. Quien rellenaba los datos solicitados los regalaba a un tercero ajeno al banco. El BBVA logró el bloqueo en 12 horas de las web del timador, albergadas en EE UU. La policía española y el FBI investigan quién es el autor.

Un spam (correo electrónico no solicitado) que aparentaba provenir de los servicios del BBVA se distribuyó ayer masivamente. La carta, encabezada con un "estimado cliente del BBVA", comunicaba que para suscribirse al servicio de banca a distancia se debía acudir a una web, cuyo enlace daba.

Quien acudía a la web se encontraba con un exhaustivo cuestionario en una página diseñada con la estética de la auténtica página de BBVAnet. En el mismo se solicitaba al incauto no sólo datos personales, sino "el número de tarjeta que desea utilizar, la clave secreta de su tarjeta (PIN de los cajeros), fecha de expiración, código de verificación y DNI". Todos estos datos altamente sensibles, al ser un correo engañoso, no se recibían en la sede virtual del banco, sino en el servidor de quien organizó el fraude. La web estaba registrada en EE UU.

El banco detectó el fraude en la madrugada de ayer. Llamó la atención que el correo también lo recibían personas que no eran clientes. Tras la pertinente denuncia se contactó con la empresa que albergaba la web. Por la mañana se consiguió cerrar la web destinada a almacenar los datos y por la tarde se cerró la web que los recogía. Según el banco, los timadores no han podido aprovechar los datos en web que tengan sistema de comercio electrónico seguro porque les faltaba solicitar un código de autentificación que BBVA da a sus clientes. El banco desconocía ayer si realizaron operaciones de otro tipo con los datos obtenidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003