Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las exportaciones alemanas sufren por la solidez de la moneda europea

La fortaleza del euro se ha convertido en un problema para las empresas alemanas, especialmente las exportadoras, que ya han reducido sus ventas y beneficios en el primer trimestre del año. Ayer mismo, la Oficina Federal de Estadísticas daba a conocer que las exportaciones de Alemania con los países no pertenecientes a la UE (a las que afecta el fortalecimiento del euro) habían descendido un 7,1% en marzo respecto al mismo mes del año anterior, hasta 22.900 millones de euros.

Por contra, con los países de la UE las exportaciones alemanas crecieron un 11%, hasta 32.900 millones, mientras que las importaciones aumentaron un 9,5%, hasta 25.900 millones. En el primer trimestre, el superávit comercial descendió un 7,6%, hasta 29.400 millones. Los expertos coinciden en achacar la caída de las exportaciones fuera de la UE a las incertidumbres geopolíticas y, sobre todo, a la continua apreciación del euro.

Distintos informes publicados recientemente en Alemania indican que la fortaleza de la moneda comunitaria afecta especialmente a los grandes sectores alemanes, el automovilístico y el químico en especial, cuya competitividad para exportar, sobre todo al otro lado de Atlántico, ya se ha reducido considerablemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2003