Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mormones ponen en la Red 1.000 millones de apellidos

Estados Unidos y Gran Bretaña son los países que más investigan sobre genealogía en la Red

Si un desastre llegara a la Biblioteca de Historia Familiar, en la capital de Utah, los registros genealógicos se podrían duplicar. La Biblioteca se concentra en los certificados de los fallecidos antes de 1920.

¿Por qué tanto interés por la historia familiar? Dale Bills, portavoz de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, asegura que "en un mundo que está en constante movimiento, lo que nunca cambia es de dónde eres. La idea es unir familias, hacer que la gente descubra quién es y de dónde viene". Bills lo cuenta mientras aguanta una fuerte nevada frente al monstruo de granito y sin que por los alrededores se intuyera el mínimo atisbo de humanidad.

Los mormones clavaron su bandera genealógica en la red en 1999. Pero nunca han estado solos. Miles de páginas ofrecen sus bases de datos a los internautas para buscar sus raíces, elaborar un árbol genealógico y compartir información.

Sólo en el mes de enero, 13 millones de personas se conectaron para buscar información de sus antepasados. El portal Yahoo! cuenta con 180 grupos de genealogía en España, pero en EE UU tiene 11.000.

La bandera en la tierra de la genealogía les ha servido para ser una referencia en ese campo. La web de la Iglesia de los mormones, con 11 millones de fieles, es uno de los recursos genealógicos claves.

"Familysearch, en inglés, contiene cerca de 1.000 millones de nombres en diferentes bases de datos, pero siempre son apellidos de personas fallecidas. Queremos proteger la privacidad de las personas vivas. Nuestras visitas provienen principalmente de Norteamérica, Latinoamérica y Europa", dice Lee Eastleay, gerente de Familysearch.org.

Gratis y sin publicidad

Los mormones quieren diferenciar su parcela en Internet. Ellos no cobran ni tampoco tienen publicidad, aunque a través de su web se puede comprar software, bases de datos en CD-ROM, libros y vídeos.

En 1894, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días constituyó la Sociedad Genealógica de Utah; en 1938 compró la primera cámara de microfilmación de registros. A principios dela década de 1960, la Iglesia contrató expertos en computación y compró el primer ordenador. Desde entonces, el trabajo es imparable.

La base de datos de Familysearch es sólo uno de los activos genealógicos de la Iglesia. "Uno de los objetivos para los próximos dos años es simplicar el funcionamiento de Family History, y seguir trabajando con los equipos de la Iglesia, que se mueven por el mundo microfilmando registros originales, clave para la historia familiar", explica Paul Nauta, de Family History.

La Biblioteca de Historia Familiar, en Salt Lake City, alberga los nombres de más de 3.000 millones de personas fallecidas. Los misioneros de la Iglesia tratan de microfilmar todos los certificados: nacimiento, matrimonio y defunción (tanto religiosos como civiles); censos, registros de juzgados... Un ejército de misioneros va abriendo camino por el mundo. Luego llegan los expertos en microfilmación. Actualmente 242 cámaras microfilman papeleo en más de 40 países. Estos misionesros no pueden fumar, ni beber alcohol, ni tan siquierea un café. ¿Y el e-mail? La Iglesia recomendó a sus jóvenes que no se engancharan al ordenador para hablar con sus familias, porque deben centrarse en el apostolado; pero Bills desmiente que se prohíba el invento internáutico. "Nosotros somos grandes fans de la tecnología".

Familysearch.org está abierta los 365 días del año. "Constantemente se añade información. Cada vez que colgamos una base de datos, el número de visitas crece astronómicamente", explica Nauta. El último boom fue en 2001, con la publicación de la base de datos que permitió hallar sus raíces a millones de afroamericanos descendientes de esclavos.

En Familysearch.org trabajan 10 personas. Desde Chicago, IBM se encarga del servicio informático. "No existe posibilidad de un ataque hacker en nuestra página. Tenemos un sistema de seguridad excelente, aunque sabemos que estamos en varias listas de hackers como objetivo", explica Eastleay.

De momento, los hackers no han logrado traspasar el blindado mormón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 2003

Más información

  • GENEALOGÍA