Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Democristianos y liberales formarán Gobierno en Holanda

Representantes de la democracia cristiana holandesa (CDA), vencedora por estrecho margen en las elecciones legislativas del 22 de enero, y los dos partidos liberales del país, VVD (de derecha) y D66 (social liberales), informaron ayer a la reina Beatriz de su intención de formar una coalición gubernamental. Las negociaciones no han concluido aún, pero las diferencias que separan al trío no son grandes y se prevé que el nuevo Gabinete esté listo el próximo junio. Una larga espera, incluso para unos políticos acostumbrados a pactar sus Gobiernos con suma cautela.

Para los socialdemócratas (PvdA), que quedaron a dos escaños escasos del CDA y tantearon la posibilidad de gobernar juntos, el Ejecutivo de derecha en ciernes supone un duro golpe. Su líder, Wouter Bos, y el primer ministro democristiano en funciones, Jan Peter Balkenende, negociaron durante varias semanas. La ruptura final, explicada como un caso de falta de confianza por Balkenende y casi como una estafa por Bos, ha alargado todavía más la lenta búsqueda de un Gobierno que impone la tradición política holandesa.

Una vez informada la soberana de que los obstáculos empiezan a superarse, los problemas podrían surgir al perfilar el rostro administrativo del país. Una vieja aspiración de los social liberales consiste en acercar el poder local al ciudadano y permitir la elección de los alcaldes mediante sufragio. Hoy son nombrados por la reina a propuesta del Gobierno. Aunque no lo logren, sí está sobre la mesa una reforma electoral para dar más peso a las regiones dentro del sistema de representación proporcional.

En los más de tres meses que ha durado la formación del Gobierno se ha quedado en la cuneta la Lista Pim Fortuyn, el partido fundado por el asesinado líder ultranacionalista del mismo nombre. Sólo tiene 8 escaños en un Parlamento de 150, 18 menos que antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2003