La Muestra de Cine Asiático consigue la categoría de festival

El ciclo comienza mañana con una nueva sección competitiva

La Muestra de Cine Asiático de Barcelona toma cuerpo y se convierte en un festival. Desde mañana y hasta el próximo 7 de mayo se proyectarán en Barcelona medio centenar de películas realizadas en nueve países. De los nueve largometrajes que participan en la sección oficial competitiva, una de ellas se llevará el primer Durián de Oro, el premio que estrena este año el festival, dotado con 6.000 euros.

"Era nuestro momento para crecer. Dimos el salto gracias la creación de Casa Asia en Barcelona, que ha apostado por el festival", explica Amaia Torrecilla, directora del festival junto a Carlos Rodríguez. La programación completa puede consultarse en Internet en la dirección http:// www.retinas.org/baff.htm

La comedia Kewaishi, del japonés Mitsutoshi Tanaka, inaugurará mañana en el cine Comedia el Barcelona Asian Film Festival (BAFF). El filme, basado en un cómic, es una historia sobre quienes luchan contra la rigidez de las normas sociales. Kewaishi es la primera película de una sección oficial que este año se presenta especialmente interesante, sostiene Torrecilla: "Por aportar un cine de mayor calidad y más riesgo del que hemos visto antes". La directora del festival califica el último año de "buenísimo" en una industria tan complicada y heterogénea como la del cine en Asia. "Lo importante es que no dejan de fluir las ideas".

La sección oficial a concurso presenta películas de China, Hong Kong, Corea del Sur, Tailandia, Singapur y Tayikistán. Todas ellas están inéditas en España, aunque son reconocidas internacionalmente, como la tailandesa Blissfully your, premiada en la pasada edición del Festival de Cannes. El programa se complementa con Asian Selection, un escaparate de lo más significativo producido en el continente el año pasado.

El festival también se ha visto salpicado por la crisis de la neumonía atípica. Un miembro del jurado, que debía llegar desde Tailandia, decidió suspender su viaje a Barcelona. Tailandia es precisamente el país invitado este año, con una selección de las películas que supieron salvar a la industria cinematográfica del país de una grave crisis. A finales de la década de 1990 se pasó de producir 200 filmes anuales a sólo 9. Una situación de la que se ha recuperado gracias a la llegada de una nueva generación de directores y el éxito comercial del cine fantástico realizado en el país. "Ahora producen mucho más y con más calidad, aunque algunos títulos pueden verse desde aquí algo kitsch", comenta Torrecilla.

Como en años anteriores, se dedica un ciclo a las producciones comerciales indias de Bollywood, "un cine del que últimamente habla mucha gente, pero que realmente muy pocos ven"; y a la animación japonesa en las sesiones del Centro de Cultura Contemporánea, que agrupa muchas sesiones junto al cine Ambigú del Apolo (Nou de la Rambla, 113), "un punto de encuentro más distendido". La Pedrera se une como escenario del BAFF y acoge una nueva sección, D-Cinema, que recoge películas rodadas con vídeo digital. Torrecilla espera también aprobar este año una asignatura pendiente del ciclo, conseguir un mayor número de público asiático, "especialmente los indios que residen en Barcelona". "Debemos encontrar la razón por la que no acuden a ver sus producciones".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción