Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Winnie Mandela, condenada a cinco años

Winnie Madikizela-Mandela fue condenada ayer a cinco años de cárcel, cuatro de los cuales serán de cumplimiento efectivo, tras ser declarada culpable de 43 casos de fraude y 25 de robo. El juez Peet Johnson explicó que la acusada, de 66 años y una de las mujeres más famosas de África, permanecerá en prisión sólo por un corto periodo y que el resto lo completará con servicios comunitarios mientras goza de libertad condicional. Al salir del tribunal, que le dejó en libertad bajo fianza de 10.000 rands (1.300 euros), Winnie anunció que renunciará a su acta de diputada en el Parlamento surafricano, a la presidencia de la Liga de Mujeres del Congreso Nacional Africano (CNA) y al Comité Ejecutivo Nacional del partido en el Gobierno. Las calles alrededor del tribunal regional de Pretoria donde se vio el caso fueron acordonadas por temor a posibles disturbios si Winnie Mandela era condenada.

Madikizela-Mandela fue acusada, junto con el asesor Addy Moolman, de haber obtenido préstamos por más de 120.000 euros de la Liga de Mujeres del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), presidida por Madikizela-Mandela y de la cual Moolman es gerente, para sus empleados. El banco Saambou denunció que los encausados utilizaron documentos de la Liga para obtener créditos en favor de personas que figuraban, fraudulentamente, como empleados. Entre los beneficiarios estaba una de las hijas de Winnie.

Ésta no es la primera vez que la política surafricana, una abanderada de la lucha contra el apartheid y calificada de "pesadilla" por los gobernantes del antiguo régimen, debe presentarse ante la justicia. En 1991 fue condenada a seis años de prisión por participar en el secuestro y agresiones contra cuatro jóvenes activistas, uno de los cuales fue asesinado luego por el jefe de sus guardaespaldas. Pese a sus roces con la ley, Madikizela-Mandela sigue despertando gran fervor entre sus miles de simpatizantes del CNA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2003