La Junta y el PP polemizan hasta el último día por la transferencia de las políticas activas de empleo

La transferencia de las políticas activas de empleo a la Junta de Andalucía está hecha, a falta de la firma del traspaso fijada para mañana en Sevilla. Pero la polémica por la cesión de estas competencias, que ha centrado parte del enfrentamiento entre la Junta y el Gobierno desde 1996, se prolonga hasta el último día y el último detalle. La presidenta del PP andaluz, Teófila Martínez, retomó ayer las declaraciones del ministro de Administraciones Públicas, Javier Arenas, quien lamentó la ausencia del presidente de la Junta, Manuel Chaves, en el acto de la firma.

Martínez aseguró ayer que Arenas sí estará en el acto y acusó a Chaves de "irresponsable" y de estar más preocupado de "la bronca que de los problemas reales de Andalucía". El consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, replicó que se trata de una "acusación sin fundamento, una tormenta en un vaso de agua", que busca ocultar que Arenas "ha estado intentando que no se realice el traspaso durante siete años".

Zarrías esgrimió el acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta que regló la representación autonómica en la Comisión Mixta de Transferencias y que otorga la presidencia de la misma al consejero de la Presidencia "que no podrá ser sustituido por nadie". El consejero recordó que fue él quien encabezó la delegación andaluza en las dos últimas comisiones mixtas: la de los traspasos en materia de justicia (1997) y la del nuevo sistema de financiación autonómica (2001), que por parte del Gobierno central estuvieron lideradas por el anterior ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, y el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50