Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | Muerte de un español

El periodista Julio A. Parrado murió por un ataque de misil iraquí

El enviado de 'El Mundo' viajaba con las tropas de Estados Unidos en el interior de Irak

El periodista español Julio A. Parrado, de 32 años, enviado especial de El Mundo en Irak, murió ayer en un ataque iraquí con misiles al sur de Bagdad, según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores. En el mismo ataque fallecieron un fotógrafo del semanario alemán Focus y dos soldados estadounidenses, y otras 15 personas resultaron heridas. Parrado, hijo del ex coordinador general de Izquierda Unida Julio Anguita, era uno de los 600 periodistas que viajan empotrados con el Ejército estadounidense. Su muerte eleva a ocho el número de reporteros fallecidos en la guerra contra Irak.

Parrado, nacido en Córdoba en 1971, viajaba integrado en la 2ª Brigada de la 3ª División de Infantería, que avanzaba por el oeste y el suroeste de Bagdad. El periodista se encontraba al sur de la capital iraquí, a unos 15 kilómetros del centro, después de cruzar todo el país junto a las tropas desde Kuwait. Parrado tomó una decisión prudente. Optó por quedarse en el centro de comunicaciones de la 2ª Brigada, en lugar de acompañar a las tropas en la incursión que iban a realizar sobre el centro de Bagdad, con la mala fortuna de resultar alcanzado por un misil. Según el diario israelí Jerusalem Post, el misil procedía de un ataque coordinado de milicianos voluntarios palestinos y jordanos.

A primera hora de la tarde, el oficial norteamericano Mike Birmingham confirmó que dos de sus soldados y dos periodistas resultaron muertos en un ataque con misiles lanzado por Irak. Poco más de una hora después saltaba la alarma. A media tarde, la Embajada española en Washington confirmó la nacionalidad de los muertos: un periodista español y otro alemán. Finalmente, se confirmó que Julio A. Parrado y el fotógrafo alemán de la revista Focus Christian Liebig eran los fallecidos.

Parrado era corresponsal adjunto de El Mundo en Nueva York, diario en el que llevaba trabajando 10 años, después de estudiar periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y trabajar en el Diario de Córdoba.

Éste era el primer conflicto bélico que cubría Parrado, que en febrero realizó un curso del Pentágono de entrenamiento para corresponsales de guerra en una base militar de los marines en EE UU para los periodistas que iban a viajar empotrados en sus tropas.

La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (IU-LV-CA), acompañaba en su domicilio a la madre del periodista, Antonia Parrado, teniente de alcalde de Asuntos Sociales y primera esposa de Anguita, cuando se confirmó el fallecimiento de su hijo. Rosa Aguilar señaló que el Consistorio está "desolado y destrozado", y convocó para hoy un pleno extraordinario del Ayuntamiento. También estaba previsto decretar el día de hoy jornada de luto oficial en la ciudad.

Las muestras de pésame se sucedieron a lo largo de la tarde. El rey Juan Carlos habló por teléfono con Julio Anguita, y con el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, nada más conocer la noticia, y le trasladó el pesar de toda la familia real. El presidente del Gobierno, José María Aznar, envió otro telegrama. Asimismo, Javier Arenas, por el PP, y José Blanco, por el PSOE, expresaron sus condolencias. El Consejo político de IU envió también un telegrama a Julio Anguita. El coordinador general de la coalición, Gaspar Llamazares, se trasladó a Córdoba.

También mostraron sus condolencias los medios de comunicación y asociaciones de prensa. El Comité de Redacción de EL PAÍS envió una nota de solidaridad a El Mundo, que ya perdió hace año y medio a otro periodista, Julio Fuentes, en la guerra de Afganistán. La nota resaltaba el desprecio de Parrado por la guerra y su calidad humana. La plataforma Cultura contra la Guerra manifestó también sus condolencias en un comunicado.

Antes de partir hacia Irak, Parrado pasó por la redacción de su periódico en Madrid, donde subrayó, según su director, que iba a hacer lo que "más ilusión" le hacía. "Es como si hubiera algún elemento del destino que se cebara con nosotros", destacó Ramírez. "No hay nada que pueda reparar la pérdida de un compañero". El Ministerio de Defensa anunció que pondrá todos los medios necesarios para la repatriación del cadáver de Parrado.

"Malditas sean las guerras"

El ex coordinador general de IU, Julio Anguita regresó anoche a Córdoba, tras conocer la muerte de su hijo, Julio A. Parrado, en Bagdad. Anguita recibió la confirmación del fallecimiento en el Teatro Federico García Lorca de Getafe (Madrid), donde tenía previsto intervenir en la tarde de ayer en un acto, que fue suspendido. Antes de hacerlo, Anguita subió emocionado al estrado y dijo que su hijo perdió la vida "cumpliendo con su obligación como corresponsal de guerra".

"Hace 20 días estuvo conmigo y me dijo que quería ir a la primera línea", señaló Anguita en Radio Nacional. "Los que han podido leer sus crónicas, saben que era un hombre muy abierto y buen periodista. Ha cumplido con su deber", declaró Anguita.

El ex coordinador de IU expresó toda su repulsa contra la guerra. "Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen", sentenció.

La madre del periodista fallecido, Antonia Parrado, teniente de alcalde de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Córdoba y primera esposa de Anguita, no hizo declaraciones. La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, dijo que la madre "se encuentra físicamente bien", pero que está "destrozada y sin consuelo posible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de abril de 2003

Más información