Telefónica cobra a los usuarios de Infoville por el pacto con la OVSI

150 clientes denunciarán a la compañía por cobros indebidos

Telefónica, en contra de los acuerdos con la Oficina Valenciana para la Sociedad de la Información (OVSI), cobra la cuota de conexión a Internet a los usuarios de Infoville de Villena. La empresa aplica una cláusula del contrato de los usuarios con la OVSI, que estableció una vigencia de dos años. Los vecinos denunciarán a la empresa porque su contrato marca una cuota cero sin límite de tiempo.

Cerca de 150 vecinos de los mil primeros en acceder al programa Infoville, de la Generalitat, en Villena (Alto Vinalopó) adoptaron ayer el acuerdo de denunciar a Telefónica por el "cobro indebido" de la cuota de conexión a Internet a través de la línea RSDI, según aseguró ayer la concejal de Informática de Villena, Celia Lledó, del PP.

El programa Infoville, puesto en marcha en Villena por el Consell en 1997, pretendía extender el uso de las nuevas tecnologías al ámbito doméstico. Los vecinos, que no vieron cubiertas sus aspiraciones y exigencias, han comprobado ahora la violación de sus contratos con los proveedores de servicios.

Las ventajas de Infoville se redujeron a la adquisición de equipos informáticos a bajo precio y condiciones beneficiosas para establecerse en la red. Ahora, cuando los equipos han quedado obsoletos, los contratos de conexión están perdiendo su validez ante la empresa que los suministra.

Telefónica comenzó el pasado mes de julio a facturar la cuota de conexión a Internet a los 1.000 usuarios de Infoville, que estaban libre del pago de los 23 euros mensuales que ahora se les factura. Los vecinos consideran que se están incumpliendo sus contratos firmados por la empresa y cerca de 150 de ellos han denunciado el hecho ante el Ayuntamiento de Villena.

Solución perdida

La concejal popular que ha hecho de puente entre los usuarios de Infoville y la empresa ha dado por perdida una solución amistosa. Ha sido el propio Consistorio quien ha facilitado los servicios de un abogado de confianza que lleva meses estudiando el caso.

Según Lledó, los primeros usuarios de Infoville de la ciudad disponen de un contrato de servicio con Telefónica que establece una conexión cero, sin límite de tiempo. Según lo estipulado en origen, los usuarios de Infoville sólo debían pagar el consumo de la línea. Sin embargo, desde julio de 2002 la compañía factura la cuota de interconexión a la red.

Telefónica considera que la anulación de la cuota tenía un tiempo limitado. No en el contrato firmado con los usuarios, sino en el acuerdo rubricado por la Oficina Valenciana para la Sociedad de la Información (OVSI), que establecía una validez de los servicios de entre uno y dos años.

Los afectados estiman que la empresa está ejecutando cobros indebidos a través de segundos contratos y en aplicación de cláusulas que no están en sus documentos. Al respecto, Lledó expresó su apoyo a los vecinos ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo amistoso con la empresa.

La edil explicó que muchos de los afectados se han dado de baja en el servicio de Telefónica, contratando otras soluciones técnicas con otras compañías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de abril de 2003.

Lo más visto en...

Top 50