Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Las necesidades de San Sebastián

Tanto el PNV como el PP equivocan el debate al pretender que los donostiarras opten, a la hora de elegir alcalde, entre el plan Aznar y el plan Ibarretxe. PNV y PP falsean, como consecuencia de sus estrategias excluyentes, el debate real y desprecian el contenido municipalista que deben tener las próximas elecciones.

Ni Ibarretxe ni Aznar se presentan a la alcaldía de San Sebastián, ni en sus planes se da respuesta a la paralización de 2.500 pisos de VPO en Alza por culpa de sus respectivos partidos. Vuelvo a rechazar una vez más las posiciones frentistas que encierran ambos planes y que no resuelven las necesidades de San Sebastián ni garantizan su mejor gobernabilidad.

El 25 de mayo se eligen alcaldes que defiendan el interés de la ciudad y no testaferros de partidos que secuestren las alcaldías para jugar el papel que quieran los estados mayores de PNV, EA o PP, que abanderan posiciones excluyentes.

De hecho, el PNV-EA hace cuatro años se cerró a cualquier negociación y diálogo para formar gobiernos municipales transversales y plurales por su absoluta dependencia del plan Lizarra. Estamos hartos de tantos planes que son una faja para la ciudad y sólo alimentan la frustración y la fractura social, cuando lo que necesitamos es un plan Donosti que nos una a los donostiarras y fortalezca nuestra ciudad como lugar para la convivencia.

Ni el plan Ibarretxe con sus incertidumbres soberanistas ni el patriotismo constitucional rancio y belicoso del PP van a ayudarnos a salir adelante porque son posiciones cerradas. Yo defiendo un modelo de ciudad y de país abierto al diálogo, que busque el consenso y la cohesión social.

Los donostiarras saben que quienes no tienen ninguna gestión que presentar se sienten incómodos al hablar de la VPO, la conversión del Topo en un metro, o la aplicación del Plan Verde, porque ninguno de estos proyectos ha sido impulsado por ningún dirigente del PNV ni del PP. Ellos hablan de lo de siempre, no de lo que interesa a la ciudad que nos une a todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de marzo de 2003