GUERRA EN IRAK | La posición de EE UU

La ONU lanza una masiva operación humanitaria

Incapaz de evitar la guerra, la ONU espera al menos paliar sus devastadoras consecuencias lanzando la mayor operación humanitaria de su historia. El Consejo de Seguridad aprobó ayer por unanimidad desbloquear los fondos del programa de asistencia en Irak (petróleo por alimentos), suspendido poco antes del conflicto, para resolver los problemas más urgentes de la población. Al mismo tiempo, los dirigentes de organizaciones humanitarias de Naciones Unidas hicieron un llamamiento al mundo para obtener 2.200 millones de dólares en ayuda de emergencia.

"Ésta es una señal al pueblo iraquí de que no lo hemos olvidado", dijo el embajador alemán, Günter Pleuger, tras la votación. El Consejo recuperó la unidad de sus mejores momentos al aprobar una resolución que otorgó al secretario general, Kofi Annan, la gestión del programa petróleo por alimentos, un mecanismo que se ideó en 1995 para paliar los efectos del embargo sobre Irak.

Más información
"Oí el misil antes de que explotase"

Con este mandato temporal de 45 días, Annan podrá usar los ingresos del crudo iraquí de los que ya dispone la ONU para financiar la ayuda más urgente. Las agencias humanitarias calculan que la población iraquí sólo dispone de comida hasta finales de abril. Si la guerra se prolonga la crisis podría ser dramática para el 60%, unos 14 millones de personas.

Prioridades prácticas

El acuerdo sólo se consiguió aparcando los complejísimos problemas de la futura reconstrucción de Irak. El embajador alemán, artífice del compromiso, así lo reconoció. Y su colega inglés, Jeremy Greenstock, afirmó: "Fue una de esas discusiones en las que la ONU parece a punto de caer en debates políticos y finalmente consigue centrarse en las prioridades prácticas".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El programa petróleo por alimentos es un sistema tan complejo que la ONU teme no poder modificarlo a tiempo en una situación de crisis. Por ello, los principales responsables de las agencias humanitarias pidieron ayer a los países miembros 2.200 millones de dólares, de los que 1.300 serán para la ayuda alimentaria.

Una ayuda que tardará en llegar. Naciones Unidas quiere actuar a medida que las tropas de la coalición garanticen la seguridad de ciertas zonas, pero, si la guerra se complica, ni la comida ni las medicinas podrán llegar a las ciudades.

Por otro lado, el jefe de los inspectores para el desarme de la ONU, Hans Blix, anunció que no pedirá la renovación de su mandato, que acaba el próximo mes de junio, según dijo su portavoz.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS