La filial del Consorcio de Aguas le facturó tres millones por actuar de mero intermediario

Udal Sareak subcontrata a terceros todos sus "encargos", critica el Tribunal de Cuentas

La empresa Udal Sareak, dependiente del Consorcio vizcaíno de Aguas y cuyo existencia cuestiona el Tribunal de Cuentas, facturó el pasado año casi tres millones de euros por trabajos que hasta ahora realizaba el consorcio y actuando como mero intermediario. Esta filial, creada en 1999, ha cambiado la tarifa única que fijaba el consorcio para todos los municipios adheridos y los precios que aplica varían más de un 20% entre localidades. Udal Sareak ofrece servicio a 18 ayuntamientos vizcaínos en sus redes de abastecimiento mediante un contrato que no garantiza la reparación de las averías.

La creación de esta empresa, propiedad al 100% del consorcio, es uno de los asuntos más controvertidos de la gestión de la entidad de aguas, criticada por la oposición y en cuyo funcionamiento el Tribunal Vasco de Cuentas ha detectado graves anomalías desde 1997 a 2001. Udal Sareak nació en 1999 para encargarse de una tarea básica del propio Consorcio: el mantenimiento de la llamada red secundaria (las tuberías de agua que van en cada municipios desde la red principal a los domicilios), pero en su objeto social se incluye otros cometidos poco relacionados con el absatecimiento de agua, como operaciones inmobiliarias, servicios de gas y electricidad, recogida de basuras, explotación de concesiones y patentes o asesoramiento informático y comercial a empresas públicas y privadas.

Su principal fuente de financiación era el servicio de la red secundaria de los 53 ayuntamientos que integran el Consorcio Bilbao-Bizkaia. Pero hasta ahora sólo ha firmado contratos con 18 municipios, de los que únicamente cuatro (Erandio, Mungia, Trapagaran y Arrigoriaga) superan los 10.000 habitantes. Estos contratos, calificados como "draconianos" por los trabajadores del consorcio, suponen asumir las ayudas anuales que reciben los municipios de la entidad de aguas para obras de reparación, que para este año alcanza casi los dos millones de euros en los 53 municipios consorciados. En los 18 que gestiona Udal Sareak supone cerca de 558.000 euros.

Esta empresa se queda, así, con esta cantidad y el importe de la factura del recibo del agua domiciliario y, según establece el contrato, los ayuntamientos tienen que costear de su bolsillo las obras de reparación de tuberías en los próximos cinco años para que estén en buenas condiciones (el denominado "plan de reposición"). La obligación que asume Udal Sareak es la reparación de averías en la red secundaria, pero si son necesarias piezas nuevas, deben ser costeadas por el municipio. Sólo a partir del quinto año la empresa se hace cargo del mantenimiento de la red secundaria, pero el contrato especifica que lo realizará "mediante una financiación ajustada a las posibilidades de inversión que en cada momento pueda afrontar".

Tarifas, según municipios

Fuentes del Consorcio señalaron que estos contratos dejan sin margen de maniobra a los ayuntamientos, "que antes podían pedir presupuestos a varias contratas por averías y ahora sólo lo hace Udal Sareak al precio que fija". Según los datos recopilados por este diario, Udal Sareak facturó el pasado año 2,97 millones de euros tanto de los ayuntamientos como de las denominadas "encomiendas", encargos directos del Consorcio. A diferencia de lo que hacía la entidad de aguas, que establecía un precio único por sus trabajos, Udal Sareak aplica tarifas diferentes en los municipios. Así, en Loiu la búsqueda de fugas se cobra a 71,40 euros la hora y en Abanto, a a 49,02. Y por el trabajo de un peón en Loiu se factura 15,03 euros la hora y en Abanto, 12,02.

El Tribunal de Cuentas, que próximamente difundirá su informe definitivo sobre la gestión del Consorcio, en el apartado dedicado a Udal Sareak dice respecto a las encomiendas : "Se ha detectado que esta sociedad no dispone de medios propios para llevar a efecto las prestaciones que se le encomiendan". El órgano fiscalizador ha comprobado que hasta 2001 Udal Sareak "contrata con terceros la totalidad de los encargos que recibe". Y añade que "no resulta admisible" que esta empresa "actúe como mero intermediario", porque vulnera los "requisitos procedimentales que rigen la contratación en las administraciones públicas".

El estudio fiscalizador señala que el Consorcio "no puede encomendar" a Udal Sareak "la explotación, mantenimiento y gestión de averías de las instalaciones y redes de agua municipales", porque "su objeto coincide con el de los contratos regulados" en la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

Udal Sareak tiene ahora 16 empleados y para los 14 contratados fijos está prevista en 2003 una retribución total, incluidos gastos, de casi 600.000 euros. De ellos, cerca de 90.000 corresponden a su director, Jon Loidi.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS