CiU se suma al soberanismo de PNV y ERC y plantea que Cataluña se "asocie" a España

Los nacionalistas incluyen la obligación de conocer el catalán en su propuesta de nuevo Estatuto

Los nacionalistas catalanes de Convergència i Unió (CiU) preparan una propuesta de estatuto de autonomía en el que reconocen que el Estado español "es el marco de organización política" de Cataluña, pero, más allá de lo que permite la Constitución, aspiran a convertirla en nación con soberanía propia, asociada a España, con un concierto económico al estilo de Euskadi y Navarra, en la que el conocimiento del catalán sea obligatorio para todos los catalanes. La difusión del borrador fue acogida ayer por los demás partidos catalanes como el inicio de la campaña electoral de CiU.

Más información

El borrador de nuevo estatuto para Cataluña dado a conocer por CiU recoge la mayor parte del informe sobre la mejora del autogobierno adoptado por el Parlamento catalán en diciembre de 2002 con la sola oposición del PP. Dicho informe propone una importante ampliación de las competencias de la Generalitat.

La propuesta de CiU, publicada ayer por los diarios La Vanguardia y Avui, incorpora unos cuantos toques que la singularizan y van más allá de la Constitución en algunos puntos. Como, por ejemplo, el de incluir la obligatoriedad del conocimiento del idioma catalán para todos los ciudadanos de Cataluña, la proclamación del derecho de autodeterminación y la supresión de las provincias. Se trata, no obstante, de un documento de bases que exigirá un desarrollo posterior. Y aunque proclama la voluntad de "superar" el actual marco político, no se plantea la reforma de la Constitución. Al revés, se afirma que el desarrollo de estas bases puede realizarse dentro del actual marco constitucional.

Los portavoces de los demás partidos se apresuraron a señalar ayer que estas bases tienen una fuerte carga retórica, que está a expensas de lo que luego se concrete en una propuesta. Algunos de los aspectos más novedosos respecto a la situación actual son los siguientes: posibilidad de establecer en el futuro una formulación de países catalanes junto con las demás comunidades autónomas de habla catalana; posición preeminente de la bandera catalana en el ámbito territorial catalán; el reconocimiento a la Generalitat como administración ordinaria del Estado en Cataluña; deber de conocer el catalán y el castellano para todos los ciudadanos de Cataluña; participación directa de Cataluña en los organismos de la Unión Europea; participación de selecciones nacionales catalanas en las competiciones deportivas internacionales; agencia tributaria única; relación institucional bilateral Cataluña-España, y fijación de un cupo económico catalán, al estilo del vasco.

La previsión de CiU es introducir el debate de esta propuesta como asunto central de la agenda política catalana en las próximas semanas. Para el día 31 se ha anunciado una presentación oficial del documento. Y para una semana después, el 6 de abril, un mitin en el Palau Sant Jordi de Barcelona. En paralelo, el Parlamento catalán tiene previsto iniciar el 8 de abril los trabajos para elaborar una propuesta de revisión del Estatuto de Autonomía de Cataluña. Estos trabajos se desarrollarán a partir de las aportaciones de todos los grupos parlamentarios y del citado informe de la Cámara.

Indiferencia de la oposición

Los demás partidos catalanes acogieron ayer la propuesta de CiU con una cierta indiferencia. "Ni fu, ni fa", dijo el portavoz de Esquerra Republicana, el diputado Joan Ridao. "Esto es simplemente un intento de animar a la parroquia de CiU, que está muy alicaída tras tantos años de pacto con el PP", dijo Ridao.

El contenido de la propuesta, más allá de que su formulación sea llamativa en algunos aspectos, es esencialmente el mismo que figura ya en el informe del Parlamento sobre la mejora del autogobierno, en opinión del diputado del PSC-Ciutadans pel Canvi Josep Maria Vallès.

El presidente de Iniciativa per Catalunya Verds, Joan Saura, destacó que esta propuesta está formulada en "clave electoralista". Pero "llega ya tarde", dijo, porque ya no hay tiempo en esta legislatura y "será un gobierno de izquierdas surgido de las próximas elecciones el que dirigirá la reforma estatutaria".

El diputado del PP Alberto Fernández Díaz dijo que lo que Cataluña necesita "es más sentido social y eficacia económica, y no nuevas olas de nacionalismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50