David Trueba reescribe con cine la emoción y el enigma de 'Soldados de Salamina'

Ariadna Gil afirma que la escritora Lola Cercas ha sido el papel más difícil de su vida

Que nadie espere una fotocopia en imágenes de la celebérrima novela de Javier Cercas. El guionista y director David Trueba ha hecho cine libre a partir del libro, ha cogido su idea y su emoción, y lo ha reescrito manteniendo todo su extraño embrujo. Un gran grupo de actores, encabezado por Ariadna Gil, más los testigos que Cercas entrevistó, dan vida al relato real del fusilamiento fallido del falangista Rafael Sánchez Mazas. Soldados de Salamina, la película, se estrena el próximo viernes, probable día D, y ayer fue presentada en Madrid en un pase interrumpido a las 12.00 para gritar "No a la guerra". El final, con El Cigala cantando por derecho Suspiros de España, llenó la sala de aplausos.

Más información

"La película no es buena; es espléndida; es decir: divertida, astuta, inteligente, emocionante y necesaria. Añadiré, por si acaso, que precisamente porque traiciona en ciertos aspectos la letra de la novela es profundamente fiel a su espíritu".

Así juzga Javier Cercas el filme Soldados de Salamina y el cambio de sexo al que le ha sometido David Trueba (que agradeció ayer a Cercas el no haber dado "nada el coñazo"). Javier Cercas es en el cine Lola Cercas, escritora que no escribe, mujer reprimida que de repente decide jugarse el corazón por la guerra civil. Y Lola es Ariadna Gil: "Es el papel más difícil que he hecho. David [su pareja en la vida real] prefiere ver a una mujer en pantalla todo el rato. Y eso supone que el personaje es el mismo, pero enriquecido: las mujeres somos más ricas que los hombres. Aunque el brillo lo tienen los otros personajes. El mío es triste, anda desorientado... Me daba mucho miedo transmitir sólo aburrimiento".

David Trueba: "Ariadna lo ha hecho todo por la película: ha trabajado con guión y sin guión, con actores y personajes reales, bajo la lluvia y con un equipo pequeño, pero siempre con concentración".

La amiga de Lola Cercas es Conchi, la chica vulgar y libre que en la novela es novia del autor. Potencia mucho su vis cómica María Botto, joven y versátil actriz ("Lali Soldevilla pasada por Madonna", según Trueba) que ayer se quitaba de las fotos para no molestar: "¿Crees que el papel es agradecido?", decía inquieta. "Es fundamental", dijo luego Trueba. "Representa la libertad contra la represión".

Allí estaba también Sánchez Mazas, es decir, Ramón Fontseré, el Pujol, Dalí y Pla de Els Joglars, que debuta en el cine. "Sánchez Mazas tenía cara de pájaro de mal agüero pero era de Bilbao, lo cual no es cualquier cosa. Pero el cine requiere más contención. He preparado como siempre el personaje: viendo vídeos". ¿Y había muchos? "No. Dos minutos. ¡Pero también había muchas fotos!".

Miralles, héroe en la novela y la película, el miliciano que perdona la vida al escritor, es el maravilloso actor catalán Joan Dalmau, tan parecido a Paco Rabal. "Un papel guapo, ¿verdad? Fue una suerte. David me quería para otro, pero al final pensó que era mejor para Miralles. Yo, cuando leo novelas, hago para dentro todos los personajes, y en ésta el que me atrapó era él".

Los que no estaban eran Daniel Luna, que da vida al estudiante mexicano que ha creado Trueba para sustituir al escritor Roberto Bolaño (y para conectar la historia con el exilio republicano), ni los personajes reales que narran a Lola Cercas la historia del fusilamiento: Chicho Sánchez Ferlosio, Jaume Figueras, Joaquim Figueras y Daniel Angelats.

Ariadna Gil y David Trueba, ayer, en el cine madrileño donde se proyectó a la prensa <i>Soldados de Salamina.</i>
Ariadna Gil y David Trueba, ayer, en el cine madrileño donde se proyectó a la prensa <i>Soldados de Salamina.</i>ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50